Diario Sur
Malaga CF

...Y mientras, el filial ya está al completo

El delantero Wojcik recibe el balón en el partido del pasado domingo.
El delantero Wojcik recibe el balón en el partido del pasado domingo. / Alfonso Cano
  • El Malagueño ha cerrado en dos meses cuatro incorporaciones: Wojcik, Galeano, Ían Pino y Harper

  • Las lesiones, el ascenso de jugadores al primer equipo y las aspiraciones han obligado a una reestructuración

El Málaga cerró el martes la incorporación de un central... para el filial. Paralelamente a la búsqueda de jugadores para el primer equipo, el club se ha volcado en la reestructuración del Atlético Malagueño para hacer frente a varias situaciones producidas durante la primera vuelta y, además, para tratar de hacerse con el liderato del grupo IX de Tercera División, que permite disputar una sola eliminatoria para buscar el ascenso de categoría.

No ha sido una primera vuelta fácil para el entrenador del filial, Manel Ruano, que ha debido recurrir a numerosos juveniles con el consiguiente riesgo de una alineación indebida. Ya sucedió la pasada temporada, pero en este caso los problemas se han acentuado por varias razones. La primera, y más conocida, ha sido la presencia masiva de jugadores del Malagueño en los entrenamientos, las convocatorias y las actuaciones del primer equipo.

En-Nesyri, Luis, Ontiveros...

De salida, e independientemente de que Pablo cuenta oficialmente con ficha del filial, Ruano no pudo contar con En-Nesyri, reclutado por el anterior entrenador del primer equipo, Juande Ramos, ante la falta de efectivos en ataque y el proceso de adaptación de Santos. Pero después se sumaron con asiduidad Luis y Ontiveros, sin olvidar que para el encuentro en Mestalla frente al Valencia el manchego echó mano de otros dos futbolistas ofensivos, Mula y Kuki (este fue finalmente el descartado de la convocatoria inicial).

A la proliferación de efectivos con el primer equipo se han sumado las bajas de larga duración. Ya en pretemporada sufrió una grave lesión el lateral derecho Iván, que precisamente ahora se reincorporará al trabajo; después le tocó al delantero Nané, y más recientemente, al centrocampista Luismi, que había mostrado una notable progresión.

Todas estas situaciones habían mermado considerablemente el potencial del filial, máxime cuando el primer equipo juvenil también ha debido hacer frente a la competición en la Youth League, la Liga de Campeones de la categoría. Aun así, el Malagueño se ha mantenido siempre en la pareja de cabeza en dura pugna con el Antequera. El triunfo el miércoles ante el Loja en el partido aplazado por las lluvias caídas el 4 de diciembre (precisamente coincidiendo con el referido viaje del Málaga a Valencia) le permite ahora contar con tres puntos de ventaja.

La pronta baja de Nané obligó al club a reaccionar, lo que provocó el fichaje en cuestión de pocos días de otro delantero, el polaco Wojcik, que había protagonizado un notable comienzo de Liga con el Alhaurino. De momento su aportación ha sido bastante interesante y, de hecho, el miércoles fue el autor de los dos goles que dieron la victoria. Semanas atrás les ha tocado el turno a un extremo, el colombiano Galeano, que ha llegado procedente del Granada B (precisamente otro extremo, Zelu, ha causado baja en este mercado invernal), y a Harper. Este último es un ‘10’ que también puede jugar en punta (como sucede con Kuki, aunque este tiene un físico más liviano) y que es hermano de Ryan Harper, aquel delantero nacido en Escocia que se dio a conocer en el Fuengirola y que luego pasó por distintos equipos de Segunda B (como el Estepona, el Betis B o el Algeciras). Jack Harper, este sí nacido en España, ha pasado por los juveniles del Real Madrid y por el Brighton&Hove Albion, y ha sido internacional con la selección escocesa sub-17 y sub-19.

Apuros atrás

Por último, para evitar apuros en la cobertura –donde jugadores como los medios centro Arturo y José Carlos han tenido que actuar alguna vez como central–, el Málaga se ha hecho con los servicios de Ían Pino, futbolista de 20 años procedente del Jumilla. También puede actuar como medio centro y ha pasado por el Espanyol, el Almería o el Fulham.

Aunque oficialmente el objetivo no es el ascenso a Segunda B, no cabe duda de que estas incorporaciones no sólo sirven para evitar que se repita la escasez de efectivos durante casi toda la primera vuelta. Ahora el filial cuenta con un plantel que permitirá llegar a la recta final sin los apuros del pasado ejercicio. Entonces, algunas lesiones y la presencia de Aarón con el primer equipo (debido a la lesión de Kameni y al excesivo retraso en su presencia en las convocatorias) pasaron factura y evitaron que el equipo quedara campeón de grupo y tuviera el ascenso más al alcance de su mano.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate