Malaga CF

El Málaga se aferra ahora como revulsivo a Demichelis, con 36 años

Demichelis, esta mañana.
Demichelis, esta mañana. / Álvaro Cabrera
  • Descartado por Arnau en verano y también la semana pasada, el club plantea incorporar a dos centrales, pero sin dar la baja a ninguno de los que ya están en el plantel

Definitivamente nada es lo que parece en el Málaga. Demichelis, que la semana pasada estaba descartado totalmente por el director deportivo, Francesc Arnau, se convierte ahora en el revulsivo del equipo con sus 36 años recién cumplidos. La llegada del argentino, que esta mañana pasará el reconocimiento médico, irá unida casi con toda seguridad a la de otro central, porque en La Rosaleda entienden ahora (en contra del planteamiento de hace sólo unos días) que se trata de una posición «con pocos efectivos».

Hoy por hoy el Málaga es la casa de los líos. Eso sí, el mando está en manos del presidente, Abdullah Al-Thani. La planificación deportiva del club también depende de él y tan pronto descarta el traspaso de Camacho (en contra de la opinión interna generalizada) como elige a Marcelo Romero como entrenador (que ni siquiera estaba en la lista de candidatos del director deportivo). Algo similar sucede con el regreso de Demichelis, una opción que nunca había contemplado Arnau. De hecho, es sobradamente conocido el malestar del argentino porque en junio se ofreció con la carta de libertad y dispuesto a percibir la ficha que el club considerara oportuno, y recibió de su excompañero la negativa por respuesta.

La situación no había variado apenas cuatro días atrás. En ningún momento Arnau se planteó negociar por Demichelis. Tras el intento fallido con Paulo Oliveira, sus esfuerzos se habían centrado en buscar a un central contundente. Y ante la falta de opciones el objetivo era incorporar a Luis Hernández, el exsportinguista cuya opción fue descartada en noviembre de 2015, cuando fue ofrecido reiteradamente debido a que terminaba contrato y quedaba libre. La negociación con el zaguero que pertenece al Leicester (bien conocido por su capacidad para sacar los saques de banda hasta el segundo palo) sigue abierta y avanza demasiado despacio para lo que desearía el Málaga, aunque ayer existía cierta confianza en que el técnico italiano del equipo de la Premier, Claudio Ranieri, facilite la salida del futbolista.

Dos partidos

Sin embargo, como sucedió con el nombramiento de Romero, Arnau ha debido transigir con la llegada de Demichelis. Conviene recordar que el argentino, que mantiene buenas relaciones con miembros del vestuario, cumplió 36 años el 20 de diciembre, pero en la propia plantilla y entre los propietarios se considera que puede ser el revulsivo en la defensa, ese hombre que aporte liderazgo y carácter.  El exmalaguista sólo ha jugado esta temporada dos partidos con el Espanyol, uno completo ante el Eibar (cuando el conjunto vasco se adelantó 0-3) y ocho minutos la semana siguiente, frente al Betis (sustituyó en la recta final a Hernán Pérez).

El contrato de Demichelis con el club catalán quedó rescindido la semana pasada y el central tenía desde hacía semanas un acuerdo verbal con el Atlanta United, dirigido por el exseleccionador argentino Gerardo ‘Tata’ Martino y que compite en la Major League Soccer, la máxima categoría estadounidense. No obstante, se da la circunstancia de que hace sólo dos días el club norteamericano presentó a un central, Robinson (que había disputado el circuito universitario con la Universidad de Siracusa), para disputar el Superdraft.

Pero la sorpresa no es sólo que Demichelis sea ‘repescado’ cuando la dirección deportiva ni siquiera lo contemplaba. Ahora cobra fuerza la opción de incorporar a dos jugadores. De producirse, sería por las facilidades dadas por el argentino en cuanto a sus emolumentos. El argumento que se maneja en estos momentos es la falta de efectivos (no el desacierto en algunos fichajes en verano), por lo que se mantendrían todos los centrales hasta el final de la temporada. Es decir, dentro de un par de semanas podría darse el caso de que el entrenador tuviera a su disposición a Llorente, Koné (si Burkina Faso cae eliminada en la Copa África), Mikel, Torres (ya recuperado) y las dos incorporaciones. De este modo, Luis, ayer titular, retornaría al Atlético Malagueño, equipo que precisamente se reforzó la semana pasada con otro central. Un galimatías en un club en el que nada es lo que parece.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate