Diario Sur

Malaga CF

Sandro, desencantado, más cerca de irse ahora del Málaga

Sandro, en el ‘sprint’ en el que se lesionó el lunes frente a la Real
Sandro, en el ‘sprint’ en el que se lesionó el lunes frente a la Real / Salvador Salas
  • La situación del club y del equipo, la presión de su entorno y el interés en firme de otros clubes han provocado un giro brusco en el plan inicial. Los contactos con él para convencerlo de que deje el Málaga se han intensificado esta semana

De una semana a otra se han producido demasiados cambios en el Málaga. Ya no se confía en el entrenador elegido para sustituir a Juande Ramos, el asesor del jeque (Carlos Pérez) se marcha a LaLiga, Demichelis llega por la puerta de atrás y sin estar en los planes del director deportivo... La situación interna del club también influye en el estado de ánimo del único jugador blanquiazul que hoy por hoy tiene cartel, Sandro. En el mercado saben cómo se encuentra la entidad de Martiricos y pretenden pescar en río revuelto. De ahí que hayan intensificado la presión sobre el futbolista y su entorno para que dé el paso y acepte cambiar de equipo la próxima semana. Y el canario, ahora sí, se plantea marcharse.

Como explicaba este periódico la semana pasada, el movimiento realizado por el director deportivo, Francesc Arnau, de incorporar a Peñaranda para año y medio guarda relación directa con la certeza absoluta (en este caso no es intuición, sino convicción) de que Sandro abandonará el Málaga en junio. En su momento el club tuvo que aceptar un contrato con una cláusula de rescisión baja para imponerse en la puja a otros conjuntos interesados en él. Y además, no es un detalle menor, el punta renunció a percibir cantidad alguna como prima de fichaje pese a llegar con la carta de libertad procedente del Barcelona.

Opción unilateral

Ya en su momento SUR aclaró que el futbolista cuenta con una cifra de salida para este mercado invernal (que no llega a los diez millones) y otra para verano. En este último caso siempre se ha hablado de seis millones, pero, según ha podido saber este periódico, existe una cláusula en el contrato por la que Sandro tiene la opción de rescindirlo unilateralmente con sólo cuatro. Es decir, a priori el Málaga no comparte la propiedad con el futbolista, pero a la hora de la verdad esto sí puede suceder porque los dos millones de diferencia no llegarían a La Rosaleda.

En esta misma sección se explicaba la semana pasada cuál es la postura de Sandro y su entorno. Inicialmente el plan era completar una segunda vuelta al nivel de la primera para tener muchas más opciones en el mercado y más interesantes. Es evidente que, de mantener su nivel goleador, el delantero podría alcanzar e incluso superar la docena de tantos. Entonces, el abanico de ofertas sería más amplio para él y la negociación sería más importante desde su punto de vista. El Málaga, como es evidente por lo ya expuesto, no tiene la sartén por el mango y debe limitarse a seguir los toros desde la barrera.

No obstante, el panorama ha variado sensiblemente. La cascada de acontecimientos que se viven en el Málaga ha provocado un cambio de actitud en los últimos días en el entorno del futbolista, que ahora considera más lógico buscar la salida de Sandro en este mismo mercado; es decir, la próxima semana. La marcha de Juande Ramos (y las circunstancias que la rodearon, que no fueron precisamente deportivas) ha afectado en particular al punta, que en gran medida se decantó definitivamente por la oferta malaguista –ya existían contactos con anterioridad, desde marzo– por el estilo que le gusta al manchego, con llegadas continuas al área contraria. El futbolista y sus personas más cercanas se muestran desencantados a la vista de los acontecimientos vividos en el último mes, que han provocado que el proyecto que le habían ‘vendido’ inicialmente se haya desmoronado.

Ofertas del extranjero no faltan (es sobradamente conocida la del Tottenham), pero también un club español puja con fuerza por él. En ambos casos se ha incrementado la presión para que el futbolista se decida ya a abandonar el Málaga. En caso contrario, activarán otras alternativas. Las negociaciones con el agente de Sandro, Ginés Carvajal, se intensificaron el martes y, sobre todo, el miércoles. Las próximas horas se antojan decisivas, aunque desde luego el giro brusco en el planteamiento respecto a la salida a medio plazo del canario es demasiado elocuente.

Evidentemente, desde el punto de vista deportivo supondría un serio contratiempo para el Málaga, dado que Sandro es el único futbolista que hasta ahora ha mantenido un tono notable en el equipo en lo que va de Liga. Pero paradójicamente su salida sí sería rentable si se analiza el aspecto económico, porque ahora dejaría en las arcas del club más dinero que en junio. Hasta el momento se daba por seguro en las oficinas de La Rosaleda que el futbolista no se marcharía en este mercado, pero la frase «no quiero ser esclavo de mis palabras», pronunciada por Arnau durante la presentación de Demichelis (al referirse a que descartaba una posible marcha del delantero en este mercado invernal), también fue muy reveladora.

La lesión sufrida por Sandro el pasado lunes no va a influir en la negociación, porque se trata simplemente de un percance muscular. Con todo, los más cercanos al jugador subrayan que sus gestos de rabia tras sufrir la rotura en los isquiotibiales obedecieron también a que en Vigo y durante los veinte minutos frente a la Real tuvo que realizar ‘sprints’ muy largos debido a que el equipo estaba situado demasiado atrás y con él muy aislado. Sandro tiene que decidirse. Ypronto. En el Málaga ya no ven tan claro mantenerlo hasta junio.