Diario Sur

Malaga CF

Enésima derrota polémica del Málaga ante un 'grande'

La acción, poco antes del descanso
La acción, poco antes del descanso / SUR
  • El segundo gol madridista ayer no debió tener validez por un fuera de juego de Sergio Ramos durante el golpeo de Kroos

Una vez más la historia se repite para el Málaga. Una decisión arbitral privó al equipo de un mejor resultado ayer en el Santiago Bernabéu. El segundo gol del Real Madrid llegó en un fuera de juego de Sergio Ramos, adelantado junto a otros dos compañeros en el instante del golpeo de una falta lateral por parte de Kroos. La defensa del cuadro dirigido por Romero achicaba espacios y la acción no era fácil de ver para el asistente Fernández Miranda, que sin embargo estaba perfectamente situado, como atestiguan las imágenes.

Ni este levantó la bandera ni el árbitro principal, el extremeño Gil Manzano, optó por anular la acción, que supuso el 2-0 para el Real Madrid, en el minuto 43 del encuentro; es decir, poco antes del descanso y para dar una renta ya suculenta al cuadro blanco en un momento clave del partido. Como quiera que en el segundo tiempo Juanpi acortó distancias en el marcador (minuto 63), el choque hubiera acabado en empate en caso de haberse anulado el 2-0, aunque siempre se trata de una mera hipótesis, porque la actitud y los planteamientos de los equipos podrían haber sido distintos con otra evolución del choque.

Fueras de juego colectivos

El cuadro malaguista dejó en evidencia continuamente a su rival en lo que al fuera de juego se refiere. Nada menos que nueve infracciones de este tipo del Real Madid fueron señaladas ayer, sin contar alguno más existente que no fue decretada. Siendo de por sí la cifra muy elevada, lo más llamativo no fue eso, sino que en casi todas las jugadas eran varios los jugadores blancos en posición ilegal. En alguna acción llegó a haber hasta cuatro hombres en ‘offside’ fruto de la excelente sincronización de la línea defensiva en el achique de espacios. Sin embargo, cuando se apura en esta faceta a balón parado siempre se incurre en el riesgo del error humano arbitral, en acciones que se resuelven en décimas de segundo, con atacantes que avanzan y zagueros que retroceden. Así fue la acción polémica del 2-0.

El Málaga tiene históricamente motivos de queja cuando se enfrenta a los ‘grandes’. Sin ir más lejos, en el 0-0 del Camp Nou hace unos meses, fueron muy protestadas las expulsiones de Llorente y Juan Carlos, La primera, por un derribo a Neymar que pudo ser una amarilla, y la del segundo por protestas en un periodo añadido en el segundo tiempo que se alargó más de lo previsible y que provocó la impaciencia del malaguista, con poca manga ancha del árbitro. Bien es cierto que el Barcelona también tuvo motivos de queja en el partido, en un penalti reclamado a Piqué y un gol anulado por fuera de juego.

Lo cierto es que se recuerdan muy pocos duelos delMálaga en los últimos años ante los ‘grandes’ en los que un resultado ajustado (con empate o derrota por la mínima) no quedase decantado por un error arbitral en su contra. El 2-1 deja ahora al equipo con cuatro jornadas ligueras seguidas sin puntuar y ocho partidos oficiales sin vencer (dos de ellos en la Copa del Rey).