Diario Sur
Malaga CF

El Málaga se sostiene a balón parado

Camacho, ayer junto a Sergio Pellicer.
Camacho, ayer junto a Sergio Pellicer. / Fernando González
  • Compensa en la Liga ciertas carencias en el remate dentro del área con más solvencia en acciones de estrategia

  • De sus 28 goles, el equipo ya acumula diez entre penaltis, faltas laterales o libre directos, córners e incluso uno, el último, en saque de banda

El Málaga no fue en los últimos años un equipo proclive a aprovechar las acciones de estrategia. Incluso, se echaba en falta más eficacia de los lanzadores para que algunos rematadores dispusieran de una ocasión clara. No obstante, esta temporada (y en particular las últimas jornadas) las jugadas a balón parado se han convertido en el sostén y han permitido compensar ciertas carencias en el remate.

Ya se sabía que con el fichaje de Luis Hernández el Málaga sumaba otro argumento ofensivo de cierto calado. La potencia en los saques de banda siempre fue una de las grandes virtudes del zaguero madrileño y, por consiguiente, una pesadilla para los contrarios. Es cierto que el Sporting recurría más a él en Segunda que en Primera División (por el estilo de juego y por las dimensiones, más reducidas, en algunos campos de la categoría de ‘plata’), pero en la élite siempre era un recurso muy valioso sobre todo en momentos comprometidos. Y además, como es sobradamente conocido, desde cualquiera de los flancos.

El encuentro del pasado viernes en El Sadar fue un claro reflejo del Málaga actual. Igual que fue un equipo en la primera parte muy sólido (con la pareja Camacho-Recio) y otro más frágil en la reanudación (sin el malagueño y con Pablo junto al aragonés), también quedó patente que tiene serios problemas en la definición sin la presencia de Sandro –sin que este sea un delantero centro rematador– y que, en cambio, puede hacer más daño a balón parado. El gol del empate llegó precisamente en un saque de banda.

De este modo, el Málaga obtuvo su décimo gol a balón parado si se incluyen los dos marcados desde el punto de penalti (obra de Jony, ante el Leganés, y Santos, frente al Deportivo). En este capítulo el futbolista más importante es también el máximo realizador de la plantilla, Sandro, que marcó tres tantos en libres directos, uno en falta lateral (frente al Atlético) y dos en libres directos (contra el Deportivo y el Sevilla). Pero además fue clave en un cuarto, una falta lateral en Vigo que remató el céltico Wass en propia puerta.

La variedad de Camacho

Igual que Sandro también brilla en esta faceta del juego Camacho, aunque evidentemente como rematador. Se mantiene como uno de los cabeceadores más importantes de la Liga en las jugadas de estrategia. Lo ratificó el viernes pasado en Pamplona en un saque de banda, aunque con anterioridad también marcó frente al Leganés (el definitivo 4-0, en una falta lateral sacada por Duda) y contra el Atlético (en un córner). Es decir, sus tantos llegaron en acciones de todo tipo. Por último, cabe destacar que el primer gol en una jugada a balón parado lo marcó Llorente en una falta lateral lanzada por Rosales en el campo del próximo rival, el Espanyol.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate