Diario Sur

Malaga CF

El Málaga mantiene su renta sobre el descenso pese a las ocho jornadas sin ganar

Hamyan Al-Thani y Abdullah Al-Thani, en el centro de la imagen, ayer en el nuevo palco del campo de la Federación Malagueña.
Hamyan Al-Thani y Abdullah Al-Thani, en el centro de la imagen, ayer en el nuevo palco del campo de la Federación Malagueña. / Alfonso Cano
  • La ventaja de diez puntos de la que gozó el equipo antes del bache se ha reducido a nueve en un tramo de la Liga con tres empates y cinco derrotas

En pleno bache de juego al Málaga le sigue quedando el consuelo del mal estudiante. A pesar de su flojo rendimiento en los exámenes, la nota le vale para aprobar. Traducido al atípico campeonato liguero actual: pese a haber encadenado ocho jornadas sin una sola victoria (tres empates y cinco derrotas), conserva su amplio colchón respecto a la zona de descenso en un desarrollo de los acontecimientos casi surrealista. En efecto, si después de su última victoria (el 4-3 al Deportivo), el 26 de noviembre, gozaba de una ventaja de diez puntos sobre el decimoctavo, a día de hoy, tras uno de los peores baches deportivos de los últimos años, mantiene nueve de diferencia.

En definitiva, que el colchón sigue siendo considerable., y esta lectura permite al menos aportar tranquilidad en el entorno del equipo. Su decepcionante temporada y la falta de una reacción con el cambio de entrenador –sólo un punto de quince desde la llegada de Romero– no han implicado una situación crítica deportivamente para la entidad. Casi en cualquier otra temporada la cosecha actual, de 22 puntos en 21 jornadas, tendría al equipo metido de lleno en la lucha por la permanencia, pero de momento no es así, a falta de diecisiete partidos. La ventaja da un margen de al menos tres jornadas para que los perseguidores, en el mejor de los casos, pudieran alcanzar al cuadro de La Rosaleda.

El listón de la permanencia sigue en trece puntos, los mismos que al término de la primera vuelta. Nada ha cambiado en estas dos últimas jornadas. El decimoctavo, el Sporting (trece puntos), empató hace una semana en el campo del Betis, pero ayer dio un grave paso atrás con su tropiezo ante un Alavés (2-4) plagado de suplentes. El penúltimo, el Osasuna (diez puntos), pese a que se adelantó en Anoeta, acabó sucumbiendo (3-2). Queda por conocer lo que haga el colista, el Granada (también con diez puntos), que recibe esta noche (20.45 horas) a Las Palmas. En todo caso, aunque ganara no modificaría el margen de ventaja del Málaga sobre la zona de descenso.

En cualquier caso, el hecho de que por ahora la permanencia esté fuera de peligro no permite ocultar el fracaso de una temporada que partió con otras expectativas. La ilusión despertada con los fichajes y la llegada de Juande Ramos se tradujo en un juego decepcionante y una ausencia de un estilo. Las numerosas bajas todo el curso tampoco justifican que el Málaga haya empezado perdiendo en todos los partidos excepto en cuatro. Así las cosas, proyectos a priori más humildes como los del Eibar y el Alavés han abierto tierra de por medio. El cuadro guipuzcoano aventaja en diez puntos al cuadro de La Rosaleda, y el vitoriano, en cinco. Da una idea de cómo se ha alejado el conjunto de Martiricos de la ambiciosa meta inicial, Europa, cuando la sexta plaza queda ahora ya a trece puntos de distancia, prácticamente inalcanzable.

Tranquilidad

Pese a todo, desde el vestuario malaguista apenas se transmite preocupación por la situación deportiva, el amplio plazo sin ganar (en concreto, fuera no se da un triunfo desde marzo). El técnico, Marcelo Romero, achaca a la mala suerte algunos de los resultados, como el del domingo ante el Espanyol (0-1), o a la falta de definición. Los jugadores parecen estar conformes con el trabajo del técnico y consideran que la llegada de mejores resultados es sólo cuestión de tiempo, máxime a raíz de la llegada de cuatro jugadores en el mercado de invierno, dos de ellos, Luis Hernández y Demichelis, asentados en la defensa.

El Málaga visitará el domingo al Villarreal, y coinciden dos datos en contra de los pupilos de Romero: el primero, las grandes dificultades para vencer fuera, pues ni siquiera ha habido ventajas provisionales durante los partidos, y el segundo, la buena labor defensiva del rival, en zona europea y siendo el menos goleado de la Liga (14 tantos).