Diario Sur
Malaga CF

Bikandi se la jugó al Málaga

En Wikipedia leo la ficha de Iñaki Bikandi Garrido. 31 años. Natural de Portugalete. 1,92 metros de estatura. Colegiado perteneciente al Comité de Árbitros del País Vasco. Licenciado en Derecho. Ejerce de abogado en la asesoría jurídica del Área de la Mujer del Ayuntamiento de Barakaldo. Bikandi se la jugó al Málaga. Sus decisiones, a soplido de silbato, falsearon, alteraron el marcador. En un espectacular placaje de otro deporte, el rugby, Trigueros derriba a Charles. En vez de pitar el flagrante y monumental penalti, hizo un ‘sprint’ para amonestar al que le habían arreado y a su compañero Camacho, que le recordaron su obligación. Seis minutos después, en el área de enfrente, Rosales despeja sin más… Pero Bikandi no quería ser menos, y llevó el balón al punto de los once metros. La releche. Continúo con Iñaki. Dicen que hace un año lloró en La Rosaleda, cuando le demostraron con imágenes su pifia en un gol anulado al Levante. Aquella decisión propició el descenso del club valenciano a Segunda. Si quieren más, conecten con seguidores del Betis… Curiosa coincidencia: él fue quien arbitró el 4-3 al Deportivo. Era el 25 de noviembre. El Málaga no gana desde entonces. Este domingo, cuando los de la Costa del Sol iban por el sendero del triunfo, el colegiado lo impidió. Seguro.

El conjunto funcionó en todas sus líneas. La zaga, con Luis Hernández y Demichelis, repito que es otra. Por el centro se acababan las incursiones de Jose Ángel y de Mario. Luis Hernández, sobrio, eficaz y con buen toque de balón, fue un frontón. Y Demichelis –ya dije hace una semana que contar con un entrenador de jugador atrás es una ventaja– no sé cuantos cruces hizo ni los rebotes de los que fue protagonista. Condujo el esférico con elegancia y hasta se permitió el lujo de hacer un ‘sombrero’. El debutante José Rodríguez tiene clase, maneja bien la pelota, aunque a veces se perdía, porque le falta ritmo. Rosales destacó en función ofensiva, con el reaparecido Keko a buena altura. El golazo del Málaga, para repetirlo muchas veces: buena jugada de Keko, excelente centro de Rosales y mejor cabezazo de Charles, que entró como una bala desde atrás. Jony, durante el tiempo que participó, ensayó varios remates bien detenidos por un buen guardameta: Asenjo. Kameni, en la portería de enfrente, cuajó asimismo una destacada actuación, como Camacho y Pablo. Buen partido, mal resultado y peor arbitraje. Lo malo es que, a pesar del empate, el punto apenas tiene valor. Con el triunfo del Leganés-Sporting, queda a siete puntos del descenso.

En la jornada sabatina hubo goleada en Vitoria. El Barça, que en la final de Copa tiene al mismo adversario, se dio un festival. Pacheco, guardameta que viene destacando durante la temporada, no estuvo afortunado en algunos de los goles. Después del partido, sólo se habla y escribe de los barcelonistas. En otras etapas de este deporte, a los porteros se les exigía mucho, demasiado. Tanto, que en goleadas como la que comento, se les criticaba más que a sus diez compañeros. Recuerdo un Málaga-Elche que finalizó con 4-6. En uno de los ascensos a Primera, los blanquiazules se reforzaron con el fichaje de Lasheras, guardameta de prestigio de Zaragoza. La afición lo culpó de la goleada. Fue despedido con una monumental bronca, que acusó moral y físicamente. En la semana siguiente enfermó. Las secuelas de lo que sufrió se apreciaban en unas erupciones cutáneas. Allí se acabó la trayectoria profesional del jugador. El Málaga-Elche se celebró en octubre, pero hasta mayo fue suplente, y en ocasiones, reserva del suplente. Por cierto que Américo, de larga y brillante trayectoria en el club, sufrió un 0-7, aunque en aquella ocasión no lo culparon del fracaso. Un defensa honrado, pundonoroso, cortito técnicamente pero de gran rendimiento, Portalés, marcó dos goles en propia puerta. De ahí una frase de Américo que se hizo célebre. Cuando iban a lanzar un córner contra su portal, gritó a sus compañeros: «¡Cuidado, marcad a Portalés!» Aquellas voces se escucharon en el sector de Fondo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate