Diario Sur
Malaga CF

área de meta

UN PARTIDO 'RESULTADISTA'

El Málaga vuelve a La Rosaleda para cerrar la vigésima tercera jornada de Liga en el peor de los horarios de los establecidos. Lo hará frente a la Unión Deportiva Las Palmas, uno de los equipos que más facilidades ofrece como visitante en la Liga, circunstancia que no debe desaprovechar el conjunto malaguista. Para ello, deberá seguir su progresiva mejora en el juego de los últimos encuentros y, definitivamente, afinar el punto de mira a la hora de finalizar las jugadas de ataque. Después de nueve partidos de Liga sin ganar, urge una victoria.

A por méritos

Que Jesé esté gafado cara a puerta, que la Unión Deportiva sea el segundo peor equipo como visitante (con tan sólo cinco puntos lejos de su estadio), que el Málaga haya mejorado su imagen ostensiblemente en sus últimos encuentros, o cualquier otra circunstancia que, aparentemente, pueda favorecer al Málaga en la previa del encuentro ante el conjunto insular no deja de ser meras especulaciones con respecto a las posibilidades reales y méritos que ambos equipos deben ofrecer esta noche sobre el césped de La Rosaleda. El Málaga está haciendo méritos para sumar algún que otro punto más en los últimos encuentros que no se ha reflejado en los marcadores. Bien es cierto que las decisiones arbitrales han perjudicado y ahora estamos a la espera de que, sin intención alguna, nos toque salir beneficiados. Con respecto a la suerte, difiero de las declaraciones de algunos protagonistas, ya que si se dispone de toda la portería para marcar y llevas el balón al poste, es por una mala ejecución del golpeo; si todos los rechaces caen a los pies del rival, será porque está mejor posicionado sobre el césped. Y así, en otras muchas acciones del juego. Siempre entendí que al final, según los méritos contraídos, acaba cada uno donde se merece.

Vuelve la esperanza

Desde la llegada de Marcelo Romero al banquillo, hemos visto encuentros en los que el desorden primaba en el juego y las dudas sobre su nombramiento empezaban a aflorar. Sin embargo, con la llegada de nuevas incorporaciones, con o sin el beneplácito del director deportivo, la recuperación de jugadores lesionados y la complicidad del vestuario (liderado por los capitanes) se está haciendo que se vuelva a respirar un aire de esperanza por la recuperación del equipo. Si en otros momentos he hecho alusión a la dificultad que tenía el rival que visitaba La Rosaleda, en esta ocasión me siento más optimista sobre la posibilidad de romper, frente a Las Palmas, tan larga y negativa dinámica de resultados. Aunque vuelve el peor horario de los posibles, los dos últimos encuentros lejos de La Rosaleda, frente al Real Madrid y al Villarreal, han levantado el ánimo del entorno malaguista y de la propia plantilla, llegando a mostrar el nivel y las posibilidades que puede ofrecer el equipo.

Rival de contrastes

Llama la atención el contraste que viene ofreciendo la Unión Deportiva Las Palmas en su feudo y lejos de él. Sólo el Granada ha conseguido menos puntos (3) que el equipo canario como visitante (5). Independientemente de los resultados, el cuadro isleño es fiel a su estilo, que no es otro que el juego combinativo y el buen trato del balón para llegar a la portería del rival. Busca la exquisitez y elegancia que ejecutaba su entrenador, Quique Setién, en su época de jugador y en su trato personal, respectivamente. Con jugadores como el veterano e eficaz Javi Varas, en la portería, centrales como Bigas y Lemos, escoltados por Dani Castellano y Michel, forman la habitual parcela defensiva canaria para que jugadores como Jesé, Jonathan Viera, Tana, Boateng, Livaja o Halilovic impriman al juego la velocidad y calidad que atesoran para sorprender al rival. Esta intención deberá ser respondida con eficacia por un Málaga en busca de su primera victoria en el presente año.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate