Diario Sur

Malaga CF

El Málaga y Romero, al límite en Bilbao

Romero mantiene el bloque en la convocatoria
Romero mantiene el bloque en la convocatoria / Ñito Salas
  • Una derrota ante el Athletic en San Mamés sumiría al equipo en una dinámica muy peligrosa y alimentaría las dudas sobre la continuidad del uruguayo en el banquillo

Sandro todavía no está para jugar muchos minutos, pero esta mañana figurará en la expedición del Málaga a Bilbao. No cabe duda de que la presión acucia al equipo y a Marcelo Romero, cuyo balance como entrenador (sólo 5 puntos sobre 27 y seis derrotas en nueve encuentros) ha obligado a mirar definitivamente hacia abajo. Ymenos mal que el Granada ayer no puntuó... Esta mañana todos estarán muy pendientes del Deportivo-Sporting. Todos estos datos reflejan hasta qué punto el equipo y su entrenador se encuentran al límite. De ahí la obligación de puntuar hoy (20.45 horas)en San Mamés.

Pese al bajo nivel ofrecido por determinados jugadores, Romero mantiene el bloque en la convocatoria. Peñaranda sigue sin estrenarse en la segunda vuelta –y van siete partidos– y pasa a ser la ¡sexta! opción para el ataque. Esta vez el único descarte es Ontiveros, perjudicado por el regreso de Rosales. El uruguayo, que se apoya en los veteranos, no parece tener en cuenta que el martes la reacción llegó como consecuencia de una acción del marbellí entre cinco rivales.

Eso sí, mientras la convocatoria depara escasos cambios, sí se agolpan las dudas en torno a la alineación. El naufragio de José Rodríguez frente al Betis –lo que, unido a la desacertada noche de Camacho, dejó muy desguarnecidos a los centrales– obliga a no descartar una pareja Camacho-Llorente en el corazón del equipo. Sin duda, es importante valorar para esta cita la fortaleza del Athletic en el juego aéreo. La falta de centímetros suele pasar factura en San Mamés. También es una incógnita la continuidad de Chory Castro, porque, pese a la confianza ciega de Romero en su compatriota, el técnico aludió el martes al buen momento de forma de Jony. Claro que siempre queda la ‘solución intermedia’ de prescindir de Keko, sin continuidad tras su gran actuación en la primera parte frente a Las Palmas. Por lo demás, a pesar de que Charles se encuentra demasiado solo al remate cuando se producen los centros al área, no parece que vaya a cambiar el panorama en ataque y que Pablo seguirá como segundo punta, básicamente por el trabajo de presión que realiza.

El Málaga va a encontrarse con un Athletic de dos caras y, obviamente, más fatigado. Nadie puede discutir que el desastroso sistema de horarios implantado por LaLiga lo ha perjudicado esta vez. Su encuentro entresemana fue dos días después que el disputado por el cuadro blanquiazul, a domicilio, con un largo viaje y frente a un rival de muchísimo más empaque que el Betis. Los rojiblancos parecen haber entrado en la recta final de la ‘era Valverde’ –al menos esa sensación lleva instalada varias semanas y se acentuó tras la sorprendente eliminación de la Liga Europa– y encima los rumores se han disparado desde que el miércoles Luis Enrique anunció que no seguirá en el Barcelona.

Valverde, que ya estuvo a un paso del banquillo azulgrana –debido a que la enfermedad de Tito Vilanova avanzaba de manera tristemente implacable–, trata de reconducir a un equipo que al abrigo de San Mamés es infinitamente más ambicioso que a domicilio. Los datos son elocuentes: en casa sólo se quedó sin marcar en una de sus ocho últimas citas ligueras (0-0 ante el Alavés) mientras que sólo vio puerta en una de sus últimas siete salidas (fue en Las Palmas y cayó por 3-1). Sin Aduriz, el Athletic parece menos Athletic. Un quebradero de cabeza menos para este Málaga de Romero que ya está al límite.