Diario Sur
Malaga CF

Ni gol ni defensa; ahora, a sufrir para conseguir la permanencia

Romero, durante el encuentro el domingo en San Mamés.
Romero, durante el encuentro el domingo en San Mamés. / EFE
  • El Málaga es el peor de Primera en ataque en los diez partidos con Romero, con sólo siete tantos, y el segundo con menos puntos

Sensación de pánico. Así, sin rodeos, se debe calificar la situación que se vive en el Málaga en las últimas horas. La derrota en San Mamés, el desplome del equipo y la falta de reacción del entrenador, Marcelo Romero, durante la segunda parte en los últimos encuentros han contribuido a ese estado en todo el club. Más incluso que los números, demoledores en contra del exjugador blanquiazul. Sin gol ni defensa –en ambos casos, con promedios peores a la etapa de Juande Ramos–, ahora toca sufrir para conseguir la permanencia.

Hasta ahora nunca se habían hecho cábalas en el seno del Málaga sobre el listón de la permanencia. Tampoco hubo tanto interés por los encuentros de los equipos de la zona baja como ha sucedido este fin de semana, con el Leganés-Granada y el Sporting-Deportivo. Las derrotas de los dos acompañantes de Osasuna, ya desahuciado (sólo tiene 10 puntos), permiten cierto respiro. A doce jornadas para que acabe el campeonato, conviene recordar que la frontera la marca en estos momentos el cuadro de Los Cármenes con 19, siete menos que el cuadro blanquiazul.

Dado que el Málaga debe visitar al Granada y al Sporting, con el riesgo que conllevaría una derrota, se calcula que como mucho harían falta nueve puntos más. De llegar a 35, los dos rivales directos –porque ya está claro que el único objetivo es pelear por la salvación– tendrían que sumar casi la mitad de los que tendrán que disputar. No es un objetivo fácil para ambos, máxime con las dificultades que muestran para obtener triunfos, pero ya se sabe que en el tramo final los equipos sin aspiraciones de ningún tipo se dejan llevar y ‘regalan’ puntos. Además, los aspirantes a la supervivencia consiguen resultados sorprendentes.

Efecto anímico terrible

En el seno de la plantilla malaguista la preocupación se ha disparado. Las tres últimas derrotas han  tenido un efecto anímico terrible, aunque, eso sí, se echa de menos más autocrítica. Una cuestión son las declaraciones públicas, en las que se buscan todo tipo de excusas, y otra, la realidad de un equipo cuya calidad no es tan elevada como se creía.

El Málaga ha llegado a este punto tras sumar, como es sobradamente conocido, 5 puntos sobre los 30 posibles en la etapa con Romero. Es el segundo peor equipo de la Liga en las últimas diez jornadas emparejado con el Sporting. Sólo Osasuna cuenta con menos puntos, tres.

Pero es que el balance no es negativo sólo en cuanto a puntos, sino también en goles y en defensa. En la ‘era Romero’ el equipo lleva siete tantos en diez partidos mientras que en la vivida con Juande se llegó a 25 en 16 encuentros. Es decir, el promedio se ha reducido a menos de la mitad, de 1,56 con el manchego a 0,7 con el exjugador malaguista. Por otra parte, en este periodo el conjunto blanquiazul es el peor de toda la Primera División en cuanto a acierto. Los más cercanos son el Deportivo y el Leganés, con ocho, y el Betis, con nueve. Osasuna, que ya se ha apuntado que es también el colista en este periodo, logró... ¡el doble!

En defensa la mejoría sólo ha sido ficticia. Yeso que el Málaga se reforzó en invierno –en este caso sí es real el empleo del verbo– con dos centrales titulares e indiscutibles, Demichelis y Luis Hernández. Es decir, el principal mal del equipo con el anterior entrenador se supo corregir a tiempo. No obstante, el promedio con Romero es también en este aspecto superior al obtenido con Juande. Es por muy poco (1,7 por 1,62), pero también demuestra que ni siquiera el empleo de un sistema menos ofensivo (con un centrocampista, Pablo, como segundo punta, lo que reduce el número de referentes al remate) ha contribuido a tener más solidez. Los números cantan. Y al final, sin gol ni defensa, hay que sufrir para asegurar la permanencia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate