Diario Sur
Malaga CF

Un entrenador que domina la escena y el discurso

Míchel, con una expresión siempre sonriente.
Míchel, con una expresión siempre sonriente. / Álvaro Cabrera

El hilo de continuidad en la sucesión de técnicos de la ‘era Al-Thani’ viene dado por la notoriedad, salvo contadas excepciones –Gracia y Romero–. Míchel tiene además un plus de entrenador mediático. Al madrileño le han faltado horas para conceder entrevistas y, a buen seguro, será muy accesible lo que queda de curso. Agasajado el martes en el vestíbulo de Vialia, no dudó en posar en un ‘selfie’ hasta para las trabajadoras del Mercadona cercano.

Sin embargo, el protocolo rechinó algo ayer en la sala de prensa Juan Cortés de La Rosaleda. No sólo un leve retraso. Al-Thani ocupó el centro de las instantáneas, flanqueado por el director deportivo, Francesc Arnau, y el propio Míchel. Por momentos pareció que le presentaban a él. También se situó después en el centro de la mesa para ofrecer unas palabras introductorias antes de levantarse y dirigirse a la primera fila de asientos del auditorio.

Entonces ya sí Míchel se acomodó en esa privilegiada ubicación y se dispuso a atender a los medios presentes, algo más de medio centenar, cifra a todas luces inusual en La Rosaleda, cuyos empleados de seguridad agotaron las acreditaciones de entrada al recinto. Con chaqueta sport gris, camisa Oxford y sin corbata, Míchel mostró una dicción perfecta, con descansos en la articulación de las frases, como para dar tiempo a que los periodistas teclearan. No sólo por su etapa de comentarista en Televisión Española, domina perfectamente el escenario de hablar en público, y no escatima una sonrisa, lo que siempre es un plus a la hora de ganarse el aprecio de los comunicadores, ávidos de empezar a familiarizarse con frases que se salgan del diccionario de tópicos habituales del fútbol de élite.

Fueron veinte minutos y un número similar de preguntas. Y Míchel lidió con ellas con un discurso algo más cauto de lo esperado... Psicología, optimismo y generalidades sobre el estilo.Y no habló aún de Europa...

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate