Diario Sur

Malaga CF

La permanencia se dirime en abril

La permanencia se dirime en abril
/ Álvaro Cabrera
  • El Málaga de Míchel afronta un calendario peculiar, con siete de las doce citas finales concentradas en ese mes

Doce fechas señaladas, correspondientes a otras tantas jornadas ligueras, las que quedan de campeonato, y un objetivo a priori accesible: la permanencia en Primera por novena campaña consecutiva. Ese es el programa que aborda el nuevo entrenador del Málaga, Míchel, una contratación que en realidad encierra un proyecto más amplio, centrado en el trabajo de la próxima temporada (su contrato es hasta junio de 2018), cuando podrá trabajar con el equipo desde el comienzo del curso e intervenir de forma más directa en la toma de decisiones en la planificación de la plantilla.

De momento el aprobado este curso está más fácil de lo normal para Míchel. Su equipo dispone de siete puntos de colchón, pero urge frenar la dinámica negativa, con tres derrotas seguidas y una sola victoria en las trece últimas jornadas (tres de la etapa final de Juande Ramos y las diez con Romero). Con esos números recientes la continuidad en la categoría sí que podría considerarse amenazada.

El calendario de aquí al final de la temporada depara varias circunstancias curiosas para el equipo de La Rosaleda. La primera de ellas, que la salvación se dirimirá fundamentalmente en abril, cuando se disputarán siete de los doce compromisos restantes; es decir, más de la mitad. En un mes de los cortos el Málaga disputará un promedio de un partido prácticamente cada cuatro días.Esto es así por la presencia de cinco fines de semana y la previsión de dos jornadas entresemana, las de los miércoles 5 y 26 (con posibilidad de que las citas se fijen finalmente los martes o jueves correspondientes a las semanas en cuestión).

El Málaga ya conoció ayer cuándo será su primer duelo en abril, el sábado 1. Recibirá al Atlético de Madrid en la última franja horaria (la de las 20.45). Será el primer examen de una serie casi sin descanso que le medirá a Sporting (el día 5), Barcelona (el 9), Deportivo (el 16), Valencia (el 23), Granada (el 26) y Sevilla (el 30). Todas estas fechas están sin confirmar por LaLiga, pero en todo caso sólo podrían oscilar un día o dos por delante o por detrás.

En lo que queda de marzo veintiún días), al Málaga sólo le queda por jugar dos partidos, el de mañana contra el Alavés y el del domingo 19 en Butarque. Posteriormente habrá un ‘parón’ de selecciones, que en buena medida podría ser útil para la plantilla, que acaba de cambiar de nuevo de entrenador. Asimismo, estos dos choques son vitales para frenar la hemorragia de puntos y tratar de ampliar el colchón sobre el descenso.

Dificultades

Pese a todo, el Alavés se ha mostrado como un equipo incómodo para sus rivales. Su seriedad defensiva convierte los encuentros en duelos muy cerrados.Del mismo modo, al Leganés le va mucho en el envite en el choque del día 19, pero para el Málaga casi todo lo que llega después será más complicado.

El calendario muestra dos aspectos más muy curiosos. A La Rosaleda llegarán todos los ‘grandes’ de la competición, mientras que las cuatro próximas salidas son precisamente ante conjuntos que están situados por debajo del Málaga en la tabla clasificatoria. En este sentido, se puede concluir que los partidos de fuera adquieren una importancia clave.Ello a pesar de que el cuadro blanquiazul puede cumplir el domingo 19 un año completo sin vencer a domicilio. Y es que la última victoria fue en esa fecha ante el Betis (0-1, gol de Camacho).

Leganés (decimosexto), Sporting (decimonoveno), Deportivo (decimoséptimo) y Granada (decimoctavo, y conjunto que marca la frontera de la zona de descenso) son los próximos rivales fuera. Serán partidos a cara de perro contra rivales que verán en el Málaga una tabla de salvación en encuentros con puntos con valor doble, porque los resultados decidirán también hipotéticos desempates a puntos al final.

¿Juez por el título?

Frente a esto, el Málaga tendrá siete partidos en casa, por cinco fuera. Pero una vez que se celebre el duelo de mañana ya no llegarán huéspedes fácilmente abordables al feudo de Martiricos. Por orden cronológico serán el Atlético de Madrid, el Barcelona, un Valencia algo revitalizado con Voro, el Sevilla, el Celta y el Real Madrid, que será en la jornada final y en la que está por determinarse si el Málaga de Míchel (un exmadridista) ha de hacer de juez también en la lucha por el título liguero.

Las cuentas son sencillas. La permanencia podría estar en torno a 35 puntos, tres victorias más para un Málaga que totaliza ahora 26 (o dos victorias y tres empates). La salvación podría ser matemática al final de abril, si es que el equipo de La Rosaleda ya ha elevado para entonces su colchón sobre la zona de descenso a más de nueve puntos. Pero todo es susceptible de complicarse, y que hubiera que esperar a alguna de las tres jornadas finales previstas en el mes de mayo.