Malaga CF

Un Málaga en caída libre se acerca al descenso (1-2)

Una acción del partido
Una acción del partido / Fernando González
  • Dos graves errores provocan una nueva derrota y obligan al equipo a jugárselo todo en los campos de los rivales de la zona baja

Todo sigue igual. Increíble, pero cierto. El Alavés disparó dos veces a la meta de Kameni y logró los tres puntos. Aunque lo peor fue que el Málaga le regaló el triunfo en dos errores atrás, sobre todo en el segundo tanto, el definitivo, en una mala tarde de Demichelis. Y esta sentencia, además, llegó en el tiempo de descuento y jugando el conjunto blanquiazul con un hombre más. Un cúmulo de despropósitos que aguaron el debut de Míchel como entrenador malaguista. La motivación especial por la llegada de un nuevo técnico fue insuficiente para un equipo que ya venía de una dinámica negativa y peligrosa, pese a la ventaja que mantiene sobre el descenso.

Noticias relacionadas
  • Narración onlineAsí hemos contado el partido

  • FotosAsí ha vivido Míchel su primer partido con el Málaga, por Ñito Salas

La derrota del Málaga fue injusta si se analiza el encuentro, el juego, las oportunidades, el derroche y las ganas, pero todos estos aspectos quedan en segundo plano si se regalan los goles y no se transforman las ocasiones. El equipo blanquiazul mejoró, el técnico estuvo muy activo y arriesgó en los cambios, pero los fallos y la permanente falta de pegada llevaron al conjunto de Martiricos a otra dura derrota en su campo en un momento inoportuno y cuando las circunstancias eran más favorables: el equipo iba a más, animado por un público entregado, y el rival estaba en inferioridad.

Míchel, de entrada, no presentó sorpresas destacadas más allá de la titularidad de Torres y Sandro, al margen del regreso de José Rodríguez. El nuevo técnico blanquiazul apostó por una fórmula de juego ofensiva, con dos delanteros y Camacho, que apenas se había entrenado por un esguince, como el hombre más defensivo en el centro del campo. Enfrente estaba el equipo revelación de la temporada, un Alavés muy peligro especialmente fuera de su campo y que dispone de un bloque sólido, ordenado y con importantes destellos de calidad.

La nueva fórmula de Míchel apenas la dominaban los jugadores, aunque el choque arrancó con gran equilibrio, sin oportunidades visitantes y con varias opciones importantes para los malaguistas por medio de José Rodríguez, Charles, Camacho y Torres, algo más tarde. El Alavés sufría con el juego combinativo local, pero dominaba el balón con más solvencia que el once de Míchel.

Imprecisiones

A la defensa del Málaga le pesaban en exceso las imprecisiones y pérdidas de los hombres más adelantados. Y poco a poco fue a más en ataque el conjunto vasco, que en su primer lanzamiento sobre la meta de Kameni logró abrir el marcador: Feddal marcó después del saque de un córner que llegó tras un error y por los desajustes en la defensa en este balón parado. El partido estaba siendo aburrido y todo hacía indicar que se mantendría el empate hasta el descanso, pero este despiste costó el tanto a los malaguistas.

En busca de una mejoría para darle la vuelta al marcador, Míchel dio entrada Ontiveros en la reanudación. Dejó en el banquillo a un Keko poco inspirado en el primer tiempo para encontrar el camino del éxito. Y el Málaga subió las líneas y se mostró más intenso en todas las zonas del campo. Pero se mantenían las imprecisiones, lo que permitía al rival disponer de opciones esporádicas de ataque, sin oportunidades y sin disparar sobre la meta contraria. José Rodríguez mejoró con el paso de los minutos, lo que elevó las variantes ofensivas de un Málaga motivado y con ganas de remontar. Y las ocasiones comenzaron a llegar de forma progresiva: Charles, Ontiveros y Sandro, que estrelló el balón en un poste.

Los méritos del Málaga ya eran suficientes para empatar, y lo consiguió por medio de Juan Carlos tras un espectacular pase de Charles. El tanto era el justo premio al trabajo del equipo, que fue mejorando poco a poco. Pero Míchel quería el triunfo en su debut y, además de la anterior entrada de Juan Carlos, también utilizó a En-Nesyri tras la expulsión de Feddal por doble amarilla. El público estaba volcado, lo que daba alas a los malaguistas para la etapa final del choque.

Con uno más por la expulsión de Feddal, el equipo blanquiazul se lanzó tras un gol que le diera los tres puntos. Amenazados por los contragolpes y las imprecisiones, los locales disponían de opciones de peligro, incluso, como en el caso de En-Nesyri, de oportunidades claras, pero no llegaba el tanto salvador. Tampoco acertaron Camacho, Charles, En-Nesyri...

Aunque lo peor llegó en el descuento, porque el Alavés, con uno menos, se aprovechó de otro error defensivo de Demichelis y Edgar marcó con un disparo al primer palo sin que Kameni pudiera evitarlo. Un desastre. Ahora se la jugará primero en Leganés.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate