Diario Sur

Malaga CF

El segundo debut de Míchel en La Rosaleda

Míchel, en una de sus habituales internadas tras desbordar a varios contrarios.
Míchel, en una de sus habituales internadas tras desbordar a varios contrarios. / MONDELO.EFE
  • El nuevo técnico jugó su primer partido fuera en categoría profesional en Málaga con el Castilla, en septiembre de 1981, y ya exhibió su calidad

En su condición de excelente relator de anécdotas y gracias a su magnífica memoria, Míchel probablemente recordará con especial cariño La Rosaleda. El nuevo entrenador blanquiazul vive esta tarde una especie de segundo debut, porque precisamente en Málaga fue donde jugó su primer partido fuera en categoría profesional. Fue con el Castilla, en Segunda en septiembre de 1981, y ya exhibió su calidad.

«Sin apenas darnos cuenta, el Málaga empieza a mostrarse torpe. Se impone el centro de campo de los madrileños y Míchel y los suyos serenan su juego, contraatacan con peligro y, más de una vez, pillan a contrapié a los defensas malaguistas». Manuel Castillo destacaba en su crónica de SUR el martes 29 de septiembre (dos días después del encuentro) la calidad de los jugadores del Castilla y ponía el foco en un jugador en particular. «Míchel ha estado bien marcado», recalcó tras el encuentro, saldado con 1-1, el entrenador blanquiazul, Antonio Benítez, muy consciente de que en torno a aquel espigado futbolista se armaba todo el juego de los pupilos de Juan Santisteban.

Crónica en SUR de aquel partido.

Crónica en SUR de aquel partido. / sur

No es extraño que Míchel aludiera en su rueda de prensa a que el Málaga –por recomendación de Benítez– quisiera ficharlo. Acababa de asomar al Castilla y daba sus primeros pasos (el partido en La Rosaleda era el segundo de Liga), pero aquel futbolista diestro que se movía ‘por dentro’ y acababa brillando junto a la banda ya venía precedido de cierta fama. Su llegada al primer equipo del Real Madrid y a la selección estaba más que cantada. De hecho, su club lo protegió tanto que no lo dejó viajar días después a Australia a aquel Mundial juvenil en el que la selección española fue subcampeona con el malaguista Fernando como guardameta titular. Luego, el nuevo entrenador blanquiazul y el rondeño coincidirían en innumerables convocatorias de la sub-21 y se proclamarían juntos subcampeones de Europa en Sheffield después de caer frente a Inglaterra.

Aquel futbolista elegante formaba parte de un Castilla que con el paso de los meses y con la llegada de los otros miembros de la ‘quinta del Buitre’ consiguió la gesta de llegar a la final de la Copa, en la que cayó precisamente frente al Real Madrid. No fue aquel Castilla-Málaga de hace 35 años y medio un partido cualquiera, porque supuso la ‘inauguración’ de La Rosaleda, ya totalmente renovada con vistas a celebración del Mundial 82. En el conjunto blanquiazul daba su primeros pasos como entrenador Antonio Benítez, que supo recoger el trabajo de cantera de Abdallah ben Barek la temporada anterior y que lideró un ascenso inolvidable.

Con Miguel y Salguero

En el Castilla destacaba la presencia de dos malagueños, el guardameta Miguel y el defensa Salguero, que fue reclutado muy pronto por el Real Madrid por su calidad para sacar el balón jugado. Precisamente el zaguero de Fuente Piedra y Míchel coincidieron en un momento importante para ellos. Fue al final de esa misma temporada, en la antepenúltima jornada (el 11 de abril de 1982), cuando la huelga de profesionales obligó a los clubes de Primera a recurrir a futbolistas jóvenes. Ambos debutaron en Primera en Castalia frente al Castellón con victoria madridista por 1-2. Y no sólo eso. Ellos fueron los autores de los goles. Míchel firmó el primero de penalti y Salguero logró el tanto del triunfo.

En 1981 Míchel tuvo que conformarse con un empate a uno (goles de Muñoz Pérez y el visitante Paco), pero esta tarde le toca presentarse en Málaga como entrenador del primer equipo blanquiazul. Si entonces el partido empezó a las 19.30 horas, hoy será a las 18.30. Entonces, el aficionado seguía aquel inolvidable marcador Dardo, y el Málaga-Castilla, al ser de Segunda, no estaba patrocinado por una firma comercial, sino que aparecía con la letra ‘S’. Eso sí, entonces hizo mucho calor y hoy se repetirá la historia. Será como un segundo debut para Míchel en La Rosaleda...