Diario Sur
Malaga CF

UNA CUESTIÓN

CORAJE Y TODOS A UNA

Suenan ya las alarmas en La Rosaleda. Y a todo trapo. El Málaga, que había confirmado su estabilidad en Primera, lejos de aquel equipo ascensor de antaño, más cerca de aquel otro al que le robaron mucho más que un partido en Dortmund, se debate ahora como alma en pena, al borde del precipicio. No hay tiempo, pues, para más excusas; que si un entrenador es demasiado pasivo, que si el otro es muy inexperto, que si media plantilla está lesionada o que si el jeque tiene la culpa de todo por su falta de implicación. Ahora mismo dispone Míchel de todos sus jugadores y el sábado, en Leganés, los añorados Sandro y Charles, Camacho y José Rodríguez, más Jony, Chory Castro, Luis Hernández y Demichelis han de echarse el equipo a las espaldas y a ellos les cabe la responsabilidad de salvar el domingo el duro escollo de Leganés. Sin excusas de ningún tipo, ni siquiera la del árbitro. Y no vamos a negar que todos ellos fueron acogidos como fichajes esperanzadores, sólo hace poco más de medio año. Los posibles reparos de la edad en un par de casos no me convencen, especialmente si se trata de darlo todo en un par de partidos decisivos. Al nuevo entrenador, claro, le corresponde hallar y emplear la fórmula de juego. Coraje desde el primer instante y no amilanarse en caso de un contratiempo es fundamental para que el equipo malaguista devuelva a los aficionados la confianza que siempre le ha demostrado. Y, sobre todo, la imperiosa necesidad de desbancar al equipo madrileño que, otro caso, sería otro que lo remontara. Porque si Deportivo, Betis y Valencia (que parecían desahuciados) ya han pasado por encima al Málaga, en cualquier momento pueden hacerlo Granada y Sporting, todos ellos capaces de haber dado ya alguna campanada. Y entonces, adiós. Para evitarlo, coraje, amor propio, orgullo, llámenle como quieran. Pero que se vea.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate