Diario Sur
Malaga CF

A BOCAJARRO

FALTA DE COSTUMBRE

Los 'reventaores' o los pesimistas patológicos harían mejor en cambiar de página. Aviso de que seguir leyendo estas líneas podría agravar su estado de crispación. Para el resto, dejo mi opinión sobre este Málaga que nos ha decepcionado a todos, unanimidad que creo que no se daba desde la temporada 2009-10 (en la antesala de la era Al-Thani). Desde 1995 el equipo sólo ha padecido un descenso (además, anticipado y previsible) y una permanencia agónica, la de 2010 en la última jornada, con el Real Madrid sin querer hincar la espada en los últimos minutos del encuentro. Quizás esto influya en el pesimismo creciente, y a mi modo de ver aún no del todo justificado. ¿Puede complicarse más la situación? Es posible. ¿Puede descender el Málaga? Es posible, pero creo que muy poco probable. Para ello el Málaga tendría que seguir atascado mucho más tiempo. Recordamos la sequía a domicilio, pero no que el Granada tampoco ha ganado fuera o el Sporting sólo lo ha hecho una vez. El calendario en la barrera de las diez jornadas finales es difícil para todos y siempre incluye sorpresas. Apelamos a las sensaciones que deja el equipo sin reconocer que sus dos máximos rivales no dan muestras de estar mejor. La renta de siete puntos puede reducirse mañana, pero no sería decisivo aún. No voy a justificar a la plantilla, pero está sumida en una terrible falta de confianza en la última fase de la competición. No creo que este Málaga tenga calidad para ser decimosexto de LaLiga, pero no encontrar un estilo y encadenar muchos resultados negativos lo han situado ahí. Muchos jugadores del equipo temen al fallo y rinden por debajo de su nivel habitual, y ahí es donde le toca actuar a Míchel. Toda la suerte de los primeros meses está faltando ahora. A estas alturas lo que se necesita es mucho apoyo y comprensión. Ni temor ni pesimismos recalcitrantes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate