Diario Sur
Malaga CF

una cuestión

Técnicos que se van

Creo que nos hallamos en plena transición en el mundo de los entrenadores. Como igualmente sucede en el corporativo arbitral. Hoy por hoy no existe en el fútbol español un técnico que sobresalga poderosamente de entre los demás y cuando surge alguno (discutible o no) hace las maletas y se va al extranjero, a veces tan lejos que los perdemos de vista. Van surgiendo algunos, casos de Fran Escribá y de Quique Setién, que están logrando en sus respectivos equipos (el Villarreal y Las Palmas) que se les distinga por su buen juego, por su estilo y por su regularidad. Naturalmente paso por alto los entrenadores de Real Madrid, Sevilla y Atlético de Madrid, primeramente por su condición de extranjeros y también por sus plantillas de jugadores que, a lo mejor, tienen más que ver que los propios técnicos en el juego y la hegemonía de sus equipos. Es el caso también del entrenador del Barcelona, que, por su condición de español, podría ser el líder, pero ya ha declarado que se va y habrá de ser después, cuando se incorpore a otro equipo, el momento de concretar su auténtica valía que no ha quedado del todo clara en su trabajo de cada día en el Camp Nou. Ya me gustaría ver a cualquiera de estos entrenadores de élite en equipos de segunda fila. Por cierto que los entrenadores también se agotan y de ahí las despedidas ya anunciadas de Luis Enrique y de Quique Setién, siguiendo los pasos que ya iniciara Juande Ramos en nuestro Málaga.

De mis tiempos de Madrid, en la década de los 60, recuerdo que se decía: «Con este equipo, ¿qué falta hace Miguel Muñoz como entrenador.?». Era el Real Madrid de Di Stéfano, Gento, Puskas, Amancio, Pirri y Zoco, entre otros. Ahora, mientras Messi resuelva los partidos del Barcelona y Sergio Ramos mantenga su racha salvadora, sus técnicos pueden estar seguros. Pero urge una renovación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate