Diario Sur

Malaga CF

El sándwich de chorizo y Nocilla de Míchel

Míchel, durante la entrevista con Bertín Osborne
Míchel, durante la entrevista con Bertín Osborne / Telecinco
  • El técnico malaguista recibe a los componentes de la 'Quinta del Buitre' en su casa, en el programa de Bertín Osborne

El entrenador del Málaga, Míchel, fue el protagonista del último programa de Bertín Osborne 'Mi casa es la tuya', en Telecinco. El exmadridista reunió en su domicilio en Madrid (que relató que perteneció en su momento a Gordillo) a todos los componentes de la denominada 'Quinta del Buitre', excepto Pardeza. Así, desfilaron Butragueño, Sanchís y Martín Vázquez. Míchel ejerció, con su habitual carácter socarrón e irónico, de anfitrión y habló de detalles de su vida, sus orígenes, su familia y su pasión por el fútbol.

“De pequeño mi padre era socio del Atlético de Madrid y mi abuelo también. Antes de evangelizarme iba al Calderón, pero cuando empecé a entrenar con el Real Madrid se acabó”, confesó un Míchel que hoy cumple 54 años. El ahora entrenador del Málaga reconoció que ya es abuelo, porque uno de sus hijos, Adrián, que ya suma más de 200 partidos en la élite, tiene un vástago de tres años.

El padre de Míchel era tipógrafo, y murió en agosto. "Nos tocó en la lotería hace 51 años 230.000 pesetas de la época. Nos sacó de problemas. Empezamos a vivir de forma independiente, porque vivíamos antes con el abuelo", relató también, y explicó de dónde viene su nombre (que en realidad es Miguel González Martín del Campo): "Mi padre y mi abuelo se llamaban Miguel, y yo era gordito y me decían 'Michelín', y de ahí, 'Míchel'".

En lo concerniente a su época de jugador habló con Bertín Osborne sobre las diferencias entre el fútbol de antes y el de hoy: "Si no hubiese sido disciplinado no hubiera jugado 14 años seguidos en el Madrid. Debuté en Primera por una huelga de futbolistas (el derecho de retención de los jugadores, que se reclamaba abolir). Fue la segunda huelga, y fuimos a Castellón, que puso mitad del equipo amateur y mitad profesional. Quedaban tres jornadas y metí un gol. Había necesidad de ganar". Míchel fue el primero de La Quinta en debutar, pero el último en hacerlo en el Bernabéu. "En el túnel de vestuarios hablabas con los compañeros y casi no te oías. Era la época de cien mil espectadores en el estadio", evocó.

Míchel desmintió que tenga mala relación con el actual presidente del Real Madrid. "Es mentira que me lleve mal con Florentino. Él llega al Madrid y nos convirtió en un pasado, pero es lógico. Seguramente si hubiésemos jugado con Florentino nos hubiera elegido a nosotros". Dicho esto, elogió la gestión de Zidane como actual entrenador del Real Madrid y ensalzó a Modric y Sergio Ramos. "Claro que me veo capacitado para entrenar al Real Madrid", dijo.

Además, Míchel mostró su casa, dotada de un amplio vestidor y con una colección de sus botas de jugador en vitrinas. En la cocina, preparó merengue junto a Sanchís, y demostró más habilidad que Butragueño y Martín Vázquez. Incluso, se acabó haciendo un sándwich de chorizo y Nocilla, ante la sorpresa de todos. Fue el más puro Míchel "Mi padre no me dio educación para probar eso", le espetó Sanchís, mientras el ahora técnico malaguista untaba la Nocilla con el cuchillo.

En la sobremesa llegaron muchos recuerdos compartidos entre los componentes de la 'Quinta': la semifinal de la Copa de Europa perdida ante el PSV y los nueve partidos de sanción a Míchel por protestar al árbitro que no descontara; el recuerdo de que sólo Sanchís gano este torneo, anécdotas de vestuario y cómo vivieron la conquista del Mundial. "Cuando vi a Iker levantar la Copa de Europa, personalmente me emocioné", admitió con sinceridad Míchel.