Diario Sur
Malaga CF

Acostumbrados a caminar sobre el alambre

La plantilla malaguista se entrenó el viernes en un excelente ambiente de trabajo, pese a la presión de los resultados.
La plantilla malaguista se entrenó el viernes en un excelente ambiente de trabajo, pese a la presión de los resultados. / Ñito Salas
  • A pesar de que se cuestiona la falta de experiencia de los malaguistas en situaciones de lucha por la permanencia, casi todos tienen un bagaje en las mismas

La plantilla malaguista sabe codearse con la presión de luchar por la permanencia. Uno de los tópicos que se ha extendido en las últimas semanas en torno a la situación del equipo es el de que sus jugadores no tienen experiencia para lidiar con la actual exigencia, la de ser decimoquinto y defender una renta de seis puntos respecto a la zona de descenso en las diez jornadas finales. Realmente no es así. Puede que el Málaga no esté acostumbrado, pero sí sus jugadores. Todos los titulares en el partido en Leganés de la última jornada, excepto tres, han vivido descensos en sus respectivas carreras o situaciones de máximos apuros. No sólo eso. En realidad sólo once de los veintisiete jugadores utilizados no se han visto en una similar, pero con la salvedad de que cinco de ellos son muy jóvenes y apenas llevan tres o cuatro años en la élite.

Una de las lecturas coincidentes tras el 0-0 en Leganés o, incluso, tras lo que sucede al equipo en los últimos meses es que juega demasiado atenazado, con miedo al fallo, pero no puede atribuirse a la mera explicación de que los futbolistas del Málaga no hayan peleado nunca por la permanencia. En realidad, todo lo contrario. Basta repasar los casos de los titulares en Butarque, e incluso los de otros futbolistas.

Kameni

En la temporada 2005-2006 se salvó de la quema en el último minuto, en un caso recordado. Un gol del delantero canterano Coro dejó al Espanyol en Primera in extremis ante la Real Sociedad. El ya curtido guardameta camerunés también pasó apuros en la campaña 2011-2012 en el mismo equipo, con sólo cinco puntos de margen en la clasificación final.

Luis Hernández

No pudo certificar la permanencia hasta el último partido de la campaña anterior. El Sporting estuvo en zona de descenso las doce jornadas anteriores a la final, pero acabó logrando el objetivo gracias al 2-0 logrado en El Molinón ante el Villarreal, que no se jugaba nada.

Llorente

Descendió con el Rayo Vallecano la campaña anterior. El equipo fue claramente a menos en el tramo final de la competición, y encajó tres derrotas entre las jornadas trigésima quinta y trigésima séptima que fueron letales. De nada sirvió ganar al final por 3-1 al Levante. El equipo ya no dependía de sí mismo.

Juan Carlos

Muy baqueteado en la zona caliente de la Liga en Primera. Fue decimosexto con el Zaragoza (2011-2012), bajó con el Betis, con el que fue colista (2013-2014) y se salvó por poco en el Granada (2014-2015), que fue decimoséptimo. Aquel equipo ganó diez de los doce últimos puntos en juego.

José Rodríguez

Pese a su juventud, descendió con el Real Madrid B de Segunda a Segunda B (2013-2014) y se salvó por poco en el Deportivo de la campaña 2014-2015. Acabó decimosexto, igualado a 35 puntos con el Granada y el Eibar, al que deportivamente le correspondía bajar, pero al final se libró por las deudas del Elche. Aquella campaña puede ser un buen precedente de la actual, ya que el listón de la permanencia puede estar en una cifra de puntos similar.

Chory Castro

Con numerosas campañas de bagaje en Primera División, el extremo uruguayo se salvó con el Mallorca por muy poco en la Liga 2010-2011. Su equipo fue decimoséptimo, y casi baja con 44 puntos. El Deportivo, con uno menos, sí lo hizo. Como curiosidad, el Mallorca esquivó el infierno pese a sumar sólo dos puntos en las cinco últimas jornadas.

Sandro

Un descenso de Segunda a Segunda B con el filial del Barcelona (temporada 2014-2015), con el que fue colista de la Liga. El canario al menos tuvo el consuelo de que desde entonces empezó a contar con el primer equipo con continuidad.

Charles

El veterano delantero de origen brasileño descendió desde Segunda a Segunda B con el Pontevedra, que fue último en la edición 2004-2005 de la Liga. Además, pasó algunos apuros con el Córdoba en la 2010-2011, también en Segunda.

El caso de Torres con Míchel

El defensa había lidiado antes con el descenso en dos campañas en su carrera, y en ambos casos en equipos entrenados por Míchel. Bajó con el Castilla a Segunda B en la campaña 2006-2007, pese a la plantilla tan prometedora del filial blanco, y se salvó con el Getafe en Primera en la 2010-2011 (fue decimosexto) por un solo punto.

Otros ejemplos

Hay otros jugadores con mucha experiencia en situaciones de apuros. La de Jony es idéntica a la de Luis Hernández, y él puso mucho de su parte para la permanencia del Sporting. Duda bajó con el Málaga en la 2005-2006 y, junto a Weligton, estaba en la plantilla de la 2009-10 con Muñiz que se salvó ante el Madrid en la última jornada (1-1). Además, el brasileño fue colista en Primera en Portugal con el Penafiel (2005-2006). Koné bajó de Segunda a Tercera en Francia con el Guingamp (2009-2010); Keko lo hizo dos veces, con el Catania (2013-2014) y el Valladolid (2009-2010), Peñaranda y Recio han sufrido con el Granada (el primero, en la campaña anterior, y el segundo en la 2012-2013 y 2013-2014, y Kuzmanovic casi cae con el Udinese el pasado curso (fue decimoséptimo).

Las excepciones

Hay otros malaguistas que no se han visto en situaciones de pelear hasta el final por la permanencia o de descender. El caso más llamativo es el de Demichelis, por su larga trayectoria, pero también tres de los titulares la última jornada: Rosales, Camacho y Pablo. Junto a estos hay varios jóvenes: Mikel, Juanpi, En-Nesyri, Ontiveros o Ricca, y foráneos como Boyko y Santos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate