Malaga CF

Un Atlético de Madrid más vulnerable

Koke, Savic, Griezmann y Gabi, cariacontecidos tras un gol en contra en el 3-0 en Villarreal el 12 de diciembre.
Koke, Savic, Griezmann y Gabi, cariacontecidos tras un gol en contra en el 3-0 en Villarreal el 12 de diciembre. / Domenech Castello. Efe
  • Ha encajado a estas alturas el doble de goles que en la pasada campaña

  • Llegó a estar hace tres jornadas a nueve puntos de la tercera plaza y con sólo uno de ventaja sobre el quinto, pero ha reconducido su situación

Después de cuatro temporadas asegurándose en el peor de los casos la tercera plaza liguera, los síntomas del Atlético de Madrid este curso son otros. Su grandeza está en entredicho. Es más vulnerable. Durante meses se han escrito tesis sobre aquellas declaraciones de Simeone después de que su equipo perdiera en los penaltis la última final de la Champions. «Es momento de pensar (...) Perder dos finales es un fracaso», llegó a declarar en varias ocasiones y pareció abrir con ello un cisma dentro de la buena convivencia de todos los protagonistas del proyecto. Se dudó de su continuidad, y hasta recortó un año su contrato con el club, hasta junio de 2020.

Los nubarrones se han confirmado. A la postre el Atlético de esta temporada ha resultado ser menos fiable. Hay un dato que es el que mejor lo refleja: ha encajado el doble de goles a estas alturas que hace un año. Frente a su condición de un muro casi inabordable en la Liga 2015-2016, con doce tantos recibidos, ahora lleva veintitrés. Esta simple estadística en realidad expresa mucho más: la presión no funciona igual, se cometen errores defensivos antes impensables, e individualmente hay muchos futbolistas que no están al nivel de otras temporadas.

Fracturas en el compromiso

El del Atlético es un proyecto atípico, con un líder moral y futbolístico que lo decide todo. Da la impresión de que Simeone no ha logrado el mismo compromiso intachable de su plantilla en todas las fases de la temporada. El equipo no comenzó mal el curso. Empató en el Camp Nou (1-1) y no sufrió su primera derrota oficial hasta el 1-0 ante el Sevilla del 23 de octubre. Fue como un punto de inflexión, porque después llegaron resultados y actuaciones muy poco habituales en otros cursos.El nivel irreconocible tuvo su máxima expresión en la primera parte del duelo copero ante el Barcelona en el Calderón (0-2) o en el 3-0 en Villarreal en la Liga.

Regreso al punto de partida

Poco se recuerda que Simeone se estrenó en La Rosaleda (temporada 2011-2012), en una situación de máximo apuro, tras caer en la Copa con el Albacete. Aquel 0-0 en Málaga fue el fruto de un guion escrito antes del choque. Simeone planteó un partido encaminado a no cometer fallos, y poco más. Un conformismo que sería imposible ahora, que no el esfuerzo exhibido entonces. Y jugadores como Godín, Juanfran, Filipe, Gabi, Tiago y Koke ya estaban en la plantilla y son el núcleo de la actual.

Luz de alarma

El Atlético ha reconducido su errática situación en el último mes. Se había quedado a nueve puntos de la tercera plaza y con sólo uno de ventaja sobre el quinto, lo que comprometía seriamente su presencia en la próxima Champions, cuestión capital cara al traslado al Wanda Metropolitano. Además, estaba fuera de la Copa del Rey. Pero en las últimas semanas se ha colocado de forma brillante en cuartos de final de la Champions, con la libertad de soñar con una tercera final en cuatro años, y ha reducido de forma sensible la desventaja con el Sevilla, que se ha desinflado. Ahora está a sólo dos puntos y con el ‘goal average’ a favor, y las tendencias de ambos equipos invitan a pensar en que los rojiblancos podrán eludir la eliminatoria previa de la Champions. Finalmente, aventaja en siete puntos al quinto, la Real Sociedad.

Dudas fuera de casa

Simeone, en un gesto de contrariedad.

Simeone, en un gesto de contrariedad. / AFP

Sin embargo, el Atlético no deja de emitir señales de desfondarse cuando juega fuera. Ganó en sólo tres de sus últimas siete salidas ligueras, pero sólo con cierta contundencia en Eibar (0-2) y Gijón (1-4). Tardó en imponer su autoridad en Granada (0-1), y no briló en Riazor (1-1), Mendizorroza (0-0) y Bilbao (2-2), por no hablar del sangrante 3-0 de Villarreal.

Godín, a la baja

El líder de la defensa, Godín, que sigue siendo rentable a balón parado, ya es menos caudillo en la zaga. Nunca hubo tantas rotaciones en el eje central, donde Savic gana la partida a Giménez. También es sintomático que, sin ser decisivo en ataque, Vrsaljko (baja mañana) se haya acabado imponiendo a Juanfran, mientras que Filipe es el más regular y un excelente dinamizador del juego desde su situación en el costado izquierdo.

Continuos cambios

Simeone no tiene una estructura fija en el centro del campo, y modifica continuamente las piezas durante los partidos. Koke y Saúl pueden jugar por dentro o por fuera y el equipo someterse a un 4-4-2 o a un 4-3-3 (en el que Griezmann puede jugar escorado a una banda). Lesionados casi todo el curso Augusto Fernández y Tiago, el equipo lo ha acusado mucho y el veterano Gabi ha tenido que jugar demasiado.

Atacantes de rachas

Griezmann sigue instalado como estrella indiscutible del equipo y, para muchos, en el ‘top 5’ mundial, pero en la Liga sólo marcó dos goles entre la jornada octava y vigésima primera. Sus catorce actuales se combinan con los diez de Gameiro –forman la mejor pareja–, pero el exsevillista también ha tenido rachas, como Carrasco, imparable cara al gol hasta noviembre y luego mucho menos brillante. Torres vuelve a ser más determinante en el tramo final del curso, como en su actual etapa de ‘colchonero’, y Correa es más relevante en los minutos finales, cuando no parte de titular.

Mal en el ataque estático

Aunque el Real Madrid sigue disfrutando cuando corre, y el Barcelona contraataca cada vez más, el Atlético es el que más sufre de los tres cuando los rivales se encierran. En el ataque estático es mucho menos brillante, lo que se suma a que a balón parado no llega ni de lejos a las cifras de acierto de hace dos temporadas. Por el contrario, pocos equipos son más dañinos con espacios con Gameiro (baja mañana) y Griezmann.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate