Diario Sur
Malaga CF

El Málaga sabe lo que se juega

Camacho y Keko, ayer en el entrenamiento del Málaga en el estadio de atletismo.
Camacho y Keko, ayer en el entrenamiento del Málaga en el estadio de atletismo. / Salvador Salas
  • Míchel pretende aislar al equipo del ‘ruido’ externo para que se centre en la final ante el Sporting

  • El club adelanta a hoy el viaje a Gijón para que los jugadores convocados puedan disponer de más tiempo de descanso para el trascendental partido

El Málaga retrasa cada semana el punto de inflexión para comenzar una recuperación, una reacción que se espera desde hace meses, pero la situación ha llegado a un momento límite cara a un partido trascendental, una clara final ante el Sporting en la lucha por evitar definitivamente entrar en la pelea directa por el descenso, algo con lo que no contaban en la plantilla blanquiazul. Pero ya sí están concienciados, saben perfectamente lo mucho que se juegan en este compromiso, que marcará el devenir del equipo en esta recta final del campeonato (ahora quedan nueve partidos por disputar).

De hecho, el nuevo entrenador malaguista, Míchel, pretende en estas pocas horas antes del partido de El Molinón aislar a los jugadores del ‘ruido’ externo, del pesimismo que comienza a aparecer desde distintos sectores o de acontecimientos extradeportivos como el incidente del jeque con la policía, para afrontar el choque en las mejores condiciones posibles. El técnico no quiere que sus hombres se distraigan, sino que se centren exclusivamente en este compromiso, que, dependiendo del resultado, puede ser determinante cara al futuro.

El técnico se convierte, asimismo, en el principal líder del grupo para la mentalización, gestión en el vestuario y la puesta en escena, la elaboración de la fórmula de juego para el choque (este es uno de sus principales cometidos). Míchel ha llegado en el peor momento posible, cuando el Málaga definitivamente entró en una dinámica que cada día era más negativa. De ahí que la reacción se esté complicando más de lo previsto. Ahora aumentan las dificultades con el calendario, por lo que el conjunto de Martiricos tendrá que sumar puntos fuera de su estadio contra los ya rivales directos o en casa frente a los equipos más fuertes del campeonato. Cada día se presentan los últimos compromisos más complicado.

Desplazamiento

Míchel quiere, de esta forma, que los malaguistas lleguen en las mejores condiciones al encuentro de mañana. De ahí se haya adelantado a hoy el viaje a Gijón, ya que en principio estaba previsto que los convocados se desplazaran mañana, el mismo día del encuentro. La planificación, sin embargo, estaba realizada con el anterior entrenador, por lo que ahora también se está adaptando la programación y el funcionamiento de la plantilla al nuevo preparador.

El partido ante el Atlético no sirvió para que el equipo malagueño pudiera completar la reacción. El sistema de juego preparado por Míchel se fue al traste a los siete minutos, cuando cayó lesionado Torres. Aunque el equipo aguantó y mantuvo el control, pero era hasta cierto punto engañoso, ya que los hombres de Simeone esperaron sus opciones para llevarse el triunfo con cierta comodidad. Cara al choque de mañana, sin embargo, ya no cabe la opción de fallar. Los malaguistas deberán dar la talla en esta ocasión y tendrán que ofrecer su mejor versión para mantener las distancias o aumentarlas, algo siempre difícil en el estadio asturiano. Una derrota, por su parte, sería el comienzo de la lucha directa por la permanencia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate