Diario Sur
Malaga CF

el árbitro

Complicada labor

Un partido el de anoche complicado de dirigir por la mucha tensión que se palpaba en el terreno de juego, donde un equipo se jugaba seguir con vida en la disputa de la Liga y el otro su reconciliación con los aficionados malaguistas. Gil Manzano realiza una labor de control mostrando mucha personalidad frente a la presión de los barcelonistas, tratando por todos los medios de dejar constancia de su independencia. Sin embargo, no tiene fortuna cara a las jugadas complicadas de decidir, como el gol anulado a Peñaranda y las jugadas de áreas.

Lo positivo

En mi opinión lo mejor de Gil Manzano en la noche de ayer fue su imparcialidad sobremanera frente a los ‘cracks’ del Barça. Y es que arbitrar con la tensión que generan estas protestas es muy complicado. Físicamente está al nivel adecuado, así como en el control disciplinario estuvo a gran altura. Amonesta a Neymar por impedir que se ejecute un golpe franco y a los malaguistas Ricca y Recio. En el segundo periodo muestra la segunda a Neymar por una entrada sobre Llorente y por último a Juan Carlos y a Mascherano por lanzarle la mano a Charles.

Lo negativo

El control de las áreas no fue su mejor parcela. Desde la grada me pareció que la acción de Mascherano sobre Pablo en el vértice izquierdo del área es punible y que se debió indicar penalti. Por otro lado, en el área malaguista la caída de Sergi Roberto ante Luis Hernández también se debió de señalar el correspondiente penalti. La acción del malaguista es el interior del área. Las dos acciones se indicaron fuera del área. Y el gol anulado a Peñaranda, que por las imágenes de televisión deja claro que el malaguista inicia su carrera en posición legal.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate