Malaga CF

Míchel: «El éxito es de los jugadores, yo soy uno más detrás de ellos»

Míchel celebra la victoria con la grada
Míchel celebra la victoria con la grada / Ñito Salas
  • El entrenador del Málaga otorgó todo el crédito de la victoria a unos futbolistas «que lo han pasado muy mal» y Luis Enrique se quejó del arbitraje

Tardó mucho más tiempo de lo normal en comenzar la comparecencia de los entrenadores en la sala de prensa Juan Cortés de La Rosaleda, tal vez porque Luis Enrique, el primero en salir, alargó la charla tras el descalabro azulgrana, y eso permitió a Míchel celebrar durante más tiempo la victoria en el vestuario con unos jugadores que, según el madrileño, lo han pasado «muy mal». «Yo ya venía con las canas puestas, pero ellos han pasado por una situación de inestabilidad y ahora lo están soltando. También en parte por su culpa. Aquí todo es por culpa de los jugadores, tanto lo bueno como lo malo», explicó el técnico, tan claro como siempre.

El madrileño otorgó todo el crédito de una victoria histórica a sus futbolistas. «El éxito es de ellos. A veces intentas trabajar cosas y por la presión no salen adelante, así que hoy la alegría y las felicitaciones son para ellos. Yo soy un más de los que está detrás», comentó Míchel, para el cual el Málaga vuelve a una situación más acorde con su categoría como club. «Lo normal era que el equipo estuviera en una posición más tranquila», añadió.

La anterior victoria ante el Sporting de Gijón supuso un claro punto de inflexión para un vestuario ‘tocado’ anímicamente. «Ya recuperamos las sensaciones el miércoles pasado. Más allá del resultado, que no es poco premio, el equipo tiene ahora una seguridad distinta, es más fiable, y un partido como el de hoy es un espaldarazo a esa trayectoria ascendente», apuntó. En solo cuatro días Míchel ha conseguido cambiarle la cara al conjunto blanquiazul: «Siempre hablamos de las sensaciones, de la cabeza de los jugadores... Necesitaban ese punto de confianza que adquirieron ante el Sporting. Solo hemos concedido dos goles en los últimos tres partidos, usamos diferentes sistemas y diferentes jugadores pero todos están ‘metidos’».

A la pregunta de si estaba contento por vencer al Barcelona y ayudar así a la ‘Casa Blanca’, Míchel contestó con ironía: «A mí Trump no me ha llamado. Tampoco creo que lo haga Zidane. El Barça no pierde la Liga aquí. Si le hemos dado un empujoncito al Madrid, bien, pero no me llega más de satisfacción que los tres puntos anteriores», confesó Míchel, que se considera igual de madridista que Isco malaguista, al referirse un periodista a la felicitación del jugador malagueño por las redes sociales.

Luis Enrique prefirió hablar más del árbitro y consideró el resultado «injusto»: «Es curioso cómo, sin ser un equipo que pega patadas, nos cargamos de tarjetas y hay jugadores rivales que se van sin una amarilla». El técnico blaugrana definió la derrota como «una oportunidad perdida, aunque queda mucha Liga».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate