Diario Sur

Malaga CF

Sandro, la esencia del gol blanquiazul

Sandro celebra el tanto conseguido frente al Barcelona, su exquipo, el pasado sábado.
Sandro celebra el tanto conseguido frente al Barcelona, su exquipo, el pasado sábado. / Ñito Salas
  • Sus nueve tantos en la Liga fueron claves para el Málaga en una temporada irregular

  • La ausencia del delantero canario durante siete jornadas seguidas por lesión coincidió con la peor racha del equipo

La llegada de Sandro el pasado verano al Málaga estaba rodeada de varias incógnitas importantes que fueron disipándose con el paso de las semanas hasta convertirse ahora su fichaje en un rotundo éxito. Las primeras dudas se centraban en su juventud (ahora tiene 21 años), unido a su poca participación en el juego en su anterior equipo, el Barcelona (era muy complicado para él hacerse con un hueco en una plantilla plagada de estrellas), lo que provocó también su salida de la entidad catalana. La operación económica, sin embargo, sí parecía acertada desde el primer instante, ya que el jugador se incorporaba a la disciplina malaguista sin pagar nada a cambio (se marchó libre, sin traspaso).

La segunda y quizás más importante de las incógnitas se centraba en sus condiciones como delantero. No reunía el perfil de ‘nueve’ de referencia que estaba pidiendo Juande Ramos, aunque el técnico sí aceptó y solicitó la incorporación de Sandro para otra posición del ataque. El Málaga buscaba a un ariete goleador, al margen de Charles y Santos, pero el mercado veraniego pasó sin que llegara ningún refuerzo con estas condiciones (el coste económico era el principal inconveniente para cerrar alguna de las operaciones que el club se planteó). Analizaron otras opciones de jóvenes goleadores, pero fueron descartadas.

Juande hizo algunas pruebas tanto en la pretemporada como en los primeros encuentros del campeonato en busca del mejor goleador de la plantilla. Tras varias jornadas sin soluciones, el técnico encontró en Sandro al jugador más próximo a lo que quería. Y el delantero fue a más con el paso del tiempo hasta convertirse en el principal artillero. Comenzó su trayectoria goleadora en la Liga frente al Eibar, y así hasta sumar contra el Barcelona el pasado sábado su noveno tanto de la temporada, a los que hay que añadir dos más que consiguió en la Copa del Rey ante el Córdoba.

Trayectoria

Lo más curioso de la trayectoria de Sandro se centra en que su ausencia por lesión coincidió con la peor racha de la temporada del equipo. Faltó siete partidos y en los primeros en los que tomó parte después de recuperarse lo hizo de forma testimonial y con un ritmo de juego todavía muy bajo (llegó a lesionarse de nuevo, pero levemente). Ahí llegó la dinámica negativa del conjunto blanquiazul. Aunque los malos datos del bloque sólo fuesen una coincidencia, la baja del delantero se consideró en su momento como un gran contratiempo para el equipo. Cuando superó la falta de ritmo por la inactividad, Sandro volvió a marcar en dos encuentros vitales, casi determinantes, en El Molinón (su gol supuso el triunfo y el cambio de rumbo) y ante el Barça.

Analizando sus datos goleadores, además, cabe destacar que el ariete canario marcó en todos los triunfos que ha conseguido el Málaga hasta ahora, salvo en el único que logró en su ausencia, ante Las Palmas en La Rosaleda. De esta forma, siete de los nueve tantos ligueros los consiguió en otros tantos compromisos en los que el conjunto blanquiazul logró el triunfo (y sólo ha conseguido hasta ahora ocho victorias).

Sandro no llegó a marcar dos goles en un mismo encuentro, excepto en la Copa del Rey contra el Córdoba (partido de vuelta en el campo malaguista), aunque sus tantos no sirvieron para salvar al equipo blanquiazul de su fiasco y la eliminación en esta competición (ganó 3-4 el conjunto de Segunda en el estadio de Martiricos). El resto de los tantos, todos en la Liga, nueve, los logró en otros tantos partidos. De estos, los dos únicos que no sirvieron para ganar fueron los obtenidos en el Calderón ante el Atlético y en el Pizjuán contra el Sevilla (estos dos encuentros los perdió el Málaga).

La aportación de Sandro al equipo, sin embargo, va más allá de su capacidad goleadora. El delantero tiene movilidad, se retrasa constantemente en busca del balón y también ha sido uno de los grandes protagonistas en los lanzamientos a balón parado. Su crecimiento es constante y, pese a la lesión que lo mantuvo dos meses fuera de los terrenos de juego, ya está encontrando de nuevo su mejor forma. Hasta ahora ha tomado parte en 23 encuentros de competición liguera, además de uno en la Copa del Rey, aunque no en todos fue titular ni tampoco los jugó al completo. No ha intervenido en nueve de los partidos del Málaga (uno en la Copa). Su rendimiento, sin duda, ha sido esencial para el equipo y seguramente lo seguirá siendo, pese a que la campaña del cuadro blanquiazul está plagada de altibajos e irregularidad.

De todas formas, hay otros jugadores en la plantilla malaguista que juegan más retrasados y también tienen una gran facilidad para encontrar puerta, como son los casos de Pablo, con cinco goles, o Camacho, con cuatro. Estos dos futbolistas, ambos centrocampistas, son los dos mejores artilleros del conjunto de Míchel tras Sandro. También llevan más de un gol Charles (3), Santos (3), Juanpi (2)   y Jony (2).