Diario Sur

Malaga CF

Míchel: «Hubo falta de pasión, y eso no lo puedo admitir»

Míchel, durante el partido.
Míchel, durante el partido. / AGENCIA LOF
  • «Este partido me recuerda a épocas anteriores, incluso antes de venir», argumentó el técnico malaguista, poco satisfecho con el equipo

El técnico malaguista, Míchel, compareció en rueda de prensa decepcionado con el partido de su equipo. «Hubo falta de pasión y eso que estamos en Semana Santa. Hemos jugado de cualquier manera y eso no lo puedo admitir. Creo que el equipo tiene recursos suficientes para haber hecho otro tipo de partido. Sé que es difícil mover a los jugadores después de haber hecho el esfuerzo que han hecho últimamente para tener la salvación más cerca o casi a punto, pero no podemos jugar el partido que hemos jugado hoy aquí. El Deportivo ha jugado sus cartas, a no equivocarse y que nos equivocáramos nosotros. Nos hemos equivocado y a partir de ahí el partido ha sido cuesta arriba para nosotros. Hemos jugado sin pasión y sin intención. Daba la impresión de que no nos jugábamos nada. Y eso no se puede admitir», fue su largo toque de atención dirigido a la plantilla.

Sobre si es el tipo de partido en el que el entrenador toma nota cara al futuro, Míchel se mostró de acuerdo: «Sin ninguna duda, lo habíamos advertido, porque habíamos cambiado la dinámica. Pero este partido me recuerda a épocas anteriores, incluso antes de venir yo. Lo que quiere decir que el secreto no está en las capacidades del entrenador para mover a los jugadores sino en la capacidad de los jugadores para moverse. Estábamos en una dinámica positiva, hay cierta alegría, pero hemos trasformado eso en una falta de energía que no podemos admitir».

Sobre qué le ha dicho a los jugadores tras el partido, Míchel se mostró tranquilo: «Cuando se está en caliente el mensaje tiene que ser más tranquilo. Esto que estoy hablando en sala de prensa es lo mismo que les he trasladado a ellos. Quizás el entrenador no ha sabido preparar la semana, el sistema para atacar y defender al ‘Depor’. Pero hay más circunstancias en las que no puede intervenir el entrenador».

Conformismo

Y, por último, sobre lo que queda de aquí al final de temporada abajo, el técnico se mostró no demasiado preocupado pero exigente. «Entre el Deportivo y nosotros le hemos hecho un favor al ‘Depor’. No tenía duda con ellos. Quedan seis partidos, y nosotros y el ‘Depor’ estamos en situación similar. Tenía la ilusión de que después de ganar al Barcelona el equipo creciese más. No tanto por la clasificación, sino por el equipo y, sobre todo, pensando en la afición, que ha sufrido mucho este año y merece más. Entre todos los de abajo nos hemos hecho un poco conformistas porque veíamos que los de abajo no sumaban. Nuestra victoria en El Molinón aclaró las posibilidades de los que estamos abajo. Pero eso no me sirve porque no soy conformista».

Por su parte, el entrenador del Deportivo, Pepe Mel, compareció tras la victoria de los suyos que les da tranquilidad cara a la salvación. «No sabría decir si es una victoria balsámica. Hemos cambiado el dígito, hemos pasado al ‘3’. que era una obsesión. Ganar un partido con la portería a cero. Hacer dos goles. Dar confianza a jugadores que no la tenían. He visto a jugadores hacer cosas que no se atrevían hacer con 0-0. Esto equipo necesita atreverse para hacer un fútbol mejor. Ir por detrás te da un apresuramiento que al final no es bueno», argumentó. Sobre cómo se desarrolló el partido, Mel comentó: «Creo que principalmente hemos tenido la suerte que al poco de empezar la segunda parte hicimos gol. Entonces lo ves todo mejor, que eres capaz, que puedes ganarle al rival. Respetábamos las virtudes del Málaga y el ponerte por delante del marcador ayuda».

Respecto a si es una victoria determinante para la salvación, opinó: «Lo es. Los futbolistas están obsesionados en hacer cosas para que sumen y el equipo salga de situación comprometida, y lo que les quiero inculcar es la cordura de hacer las cosas bien para salir pero unido a sus cualidades individuales, que las tienen».

Finalmente, quitó hierro al enfado de Joselu al ser cambiado en la segunda mitad. «Las ruedas de prensa son las mayores enemigas de los entrenadores porque las haces nada más acabar, a muchas pulsaciones, te enseñan las jugadas, fuera de juego, penaltis... salimos muy acelerados. Todo se ve mejor con 24 horas de relax. Hablaré con Joselu. En lo que a mí respecta entiendo que esté alterado, pero él mismo se dará cuenta de que esto no le ayuda y no irá más allá».