Malaga CF

¿Debe rotar Míchel en las últimas jornadas?

Míchel, en su primer entreno en el Málaga.
Míchel, en su primer entreno en el Málaga. / Fernando González
  • Con la permanencia casi en el bolsillo surge la duda sobre si el entrenador debe repartir minutos para tener una valoración más clara de todos los jugadores

SÍ: En especial en las tres o cuatro citas finales, toca ver a los que han jugado menos. Por Pedro Luis Alonso, redactor de Deportes de SUR

Suena mal decirlo desde esta tribuna, porque los medios no nos debemos adelantar a los hechos, pero no creo siquiera que el Sporting o el Granada alcancen 33 puntos al final de la Liga (han de sumar, respectivamente, once y trece de los dieciocho aún en disputa). Es por ello que, aunque haya que esperar al menos dos semanas para que la permanencia del Málaga se confirme matemáticamente, es momento ya de intensificar la planificación. Se prevé un verano movido. Una reestructuración de la plantilla superior a lo habitual. A pesar de que Míchel ya ha dado minutos a veinticuatro jugadores en los seis partidos que lleva al frente del equipo, es tiempo de ver más a algunos de los menos expertos, para darles minutos de aprendizaje, y a a aquellos con los que hay dudas sobre su continuidad, para comprobar mejor su valía.

Tengo un temor respecto a este Málaga, que creo que es mucho mejor de lo que ha venido demostrando esta temporada: que siga en aumento el desarraigo de la plantilla actual. Aun con varios canteranos en la primera plantilla, sólo hay un malagueño (Recio). El club no puede perder de vista esta circunstancia cara al futuro. ¿Qué sucederá con Luis y Ontiveros?¿Es conveniente que no jueguen hasta el 21 de mayo (cierre de la Liga) y que en su lugar actúen cedidos que no van a seguir o jugadores que acaban contrato? ¿Habrá ocasión para la despedida de Duda, futbolista con varios récords históricos en el Málaga?

Hay otros casos significativos. Entiendo que puede que no tanto en los próximos compromisos, pero sí en los tres o cuatro finales, ya con las matemáticas a favor, el Málaga dé paso a otras alineaciones. Esto no significa desvirtuar la competición, porque quienes salgan han de competir con la misma profesionalidad. Pero no está de más nunca ver a jugadores sin demasiados minutos desenvolverse en la categoría en partidos de verdad.Será útil para una valoración más clara de ellos cara a la criba que se prevé tras una temporada muy decepcionante respecto a las expectativas, la primera del equipo que merece este consideración desde mi punto de vista desde la 2009-2010, con una permanencia rubricada en la última jornada.

NO: Hay que terminar lo más arriba posible, y con cuantos más puntos, mejor. Por Sergio Cortés, jefe de Deportes de SUR

Desde luego, no es Míchel de los que hablan con la boca pequeña. El Jueves Santo ya recalcó públicamente que sabe lo que cada jugador puede dar de sí. Como sucedió con Juande al comienzo de la Liga, ha repartido minutos y convocatorias a pesar de que la situación no estaba para probaturas. Pero él sabía que debía hacerlo. Primero, para tratar de buscar soluciones; segundo, para mantener al grupo unido en un momento de máxima necesidad, y tercero, para no quedarse sólo con el rendimiento de cada jugador en los entrenamientos y ver lo que pueden dar de sí en plena competición.

A estas alturas, Míchel ya sabe lo que tiene entre manos. Él no es sólo ‘perro viejo’ (al que no le van a meter goles por la escuadra, ni en el campo ni fuera de él), sino que además es un entrenador cuya gran virtud es detectar el ‘feeling’ de cada futbolista, su verdadera capacidad para rendir en el momento de la verdad. Tiene bastante claro que en cada partido, en cada momento y ante cada adversario elegirá a los mejores efectivos sin atenerse a otros parámetros.

Pero es que además  el Málaga está obligado a acabar la temporada lo más arriba posible. El miércoles pasado este periódico apuntaba los datos básicos de esta temporada: el presupuesto es de 69,12 millones, y los ingresos por televisión, 54 millones. Es decir, gracias a las posiciones clasificatorias de los últimos años más del 78 por ciento de los gastos se sostienen con la cesión de los derechos audiovisuales. Cuanta más baja sea la plaza final, peores serán los efectos. Yno tanto a corto plazo como en temporadas venideras.

Pero además está la imagen. Para un club con casi 70 millones de presupuesto (perdemos la perspectiva, pero 70 millones son muchos millones) sería lamentable acabar la Liga con menos de 42 puntos; esto es, por debajo del teórico límite para alcanzar la permanencia. Míchel también lo sabe y por eso sus continuos mensajes para apretarles las clavijas a los jugadores. La tendencia al conformismo en la recta final de las dos últimas temporadas debe cortarse de raíz y no parece que el actual entrenador vaya a ser cómplice de ello. Por eso estoy convencido de que con el madrileño las rotaciones serán mínimas... salvo que sean necesarias.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate