Diario Sur
Malaga CF

«¡Sandro, Sandro, Sandro..!»

Sandro se lamenta tras perder una oportunidad ayer contra el Valencia, con Enzo Pérez al fondo.
Sandro se lamenta tras perder una oportunidad ayer contra el Valencia, con Enzo Pérez al fondo. / Ñito Salas
  • El delantero, que fue ovacionado una y otra vez por el público tras alcanzar su décimo gol liguero ante el Valencia, tiene muchas opciones de salir en verano

El fichaje de Sandro ha sido un éxito rotundo para el Málaga. Ya nadie tiene dudas. Incluso, se puede considerar como el mejor de los últimos años. Y la operación inicial fue casi perfecta. La dirección deportiva, con Francesc Arnau al frente, logró hacerse con el delantero gratis, sin pagarle ningún traspaso al Barcelona. Esa era la clave, ya que se conocían las posibilidades de progresión del jugador, de sólo 21 años ahora. Es cierto, sin embargo, que el chollo no podía ser absoluto, pues otros equipos estaban detrás del jugador, por lo que, en la parte negativa, hay que destacar que la cláusula de rescisión es baja y el ariete canario tiene muchas opciones de salir el próximo verano (casi todas). Y el futbolista hace cada día más méritos para que se fijen grandes clubes en su fichaje, igual que el público de La Rosaleda, que ayer acabó entregado y despidió al jugador al ser sustituido al grito de «¡Sandro, Sandro, Sandro..!» (ya había ocurrido lo mismo en otras fases del choque).

El delantero no llegó al Málaga con el rol de delantero de referencia, pero Juande Ramos lo adaptó de inmediato a esa posición debido a que el club al final no se hizo con el atacante que estaba solicitando el entrenador durante el verano. Y después de varios partidos en los que Sandro tuvo que adaptarse, además de alcanzar su mejor forma posible, comenzó a destacar no sólo por sus goles, sino también por el desequilibrio que provocaba en las defensas y el trabajo que realiza tanto en la presión a los centrales como a la hora de recoger el balón en el centro del campo. Poco a poco pasó a ser el gran peligro del Málaga y comenzaron a llegar los tantos de una forma casi regular. De hecho, fue clave para que el equipo pudiera mantener el tipo en la primera fase del campeonato, pese a que el juego no era del agrado de los aficionados ni siquiera del propio Juande.

Su ‘explosión’ fue tal que ya comenzaron a aparecer los rumores sobre su posible salida en el mercado invernal, momento en el que el coste del traspaso hubiera sido más alto. Y pudo marcharse, pero futbolista y su representante, Ginés Carvajal, mantuvieron la apuesta por el Málaga. Este agente es el de Juande y también lo fue de Arnau. Ahora, cara al verano la situación será muy diferente, ya que la rescisión del futbolista costará seis millones, según figura en el contrato del delantero, una cifra asequible para muchos equipos que lo siguen, como algunos de la Premier League. Estas condiciones eran una exigencia al llegar al Málaga, por lo que la única solución estriba en renegociar otro contrato si el futbolista no recibe una oferta de las que se consideran irrechazables.

En la trayectoria de Sandro en esta primera campaña en el Málaga y fuera del Barcelona hay que destacar que su ausencia por lesión coincidió con la peor racha de la temporada del equipo. Faltó a siete partidos y, además, en los primeros en los que tomó parte después de recuperarse lo hizo de forma testimonial y con un ritmo de juego todavía muy bajo (llegó a lesionarse de nuevo, pero levemente). Aunque esos malos datos sólo fuesen una coincidencia, la baja del delantero se consideró en su momento como un gran contratiempo para el equipo. Cuando superó la falta de ritmo por la inactividad, Sandro volvió a marcar en dos encuentros vitales, casi determinantes, en El Molinón (su gol supuso el triunfo y el cambio de rumbo) y ante el Barça. Y ayer lo hizo de nuevo para completar diez goles en la competición liguera.

Participación

Curiosamente el ariete canario marcó en todos los triunfos que ha conseguido el Málaga hasta ahora, salvo en el único que logró en su ausencia, ante Las Palmas en La Rosaleda. De esta forma, ocho de los diez tantos ligueros los consiguió en otros tantos compromisos en los que el conjunto blanquiazul logró el triunfo (y sólo ha conseguido hasta ahora nueve victorias). Sandro no marcó dos tantos en un mismo encuentro del campeonato, excepto en la Copa del Rey contra el Córdoba (partido de vuelta en el campo malaguista). El resto de los goles, los diez, los logró en otros tantos compromisos. De estos, además, los dos únicos que no sirvieron para ganar fueron los obtenidos en el Calderón ante el Atlético y en el Pizjuán contra el Sevilla (estos dos encuentros los perdió el Málaga). En total, el delantero ya acumula 12 goles esta campaña pese a disputar sólo 25 encuentros entre las dos competiciones.

La aportación de Sandro al equipo va más allá de su capacidad goleadora. El delantero tiene movilidad y también ha sido uno de los grandes protagonistas en los lanzamientos a balón parado. Su crecimiento es constante y, pese a la lesión que lo mantuvo dos meses fuera de los terrenos de juego, ya ha encontrando de nuevo su mejor forma. Su rendimiento, sin duda, ha sido esencial para el equipo y seguramente lo seguirá siendo, pese a que la campaña del cuadro blanquiazul está plagada de altibajos e irregularidad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate