Diario Sur
Malaga CF

El jeque se cuela en la 'guerra' Real Madrid-Barça

Al-Thani accede al palco en el último encuentro en casa, frente al Valencia.
Al-Thani accede al palco en el último encuentro en casa, frente al Valencia. / Ñito Salas
  • Al-Thani publica un 'tuit' incendiario ante las especulaciones por el pasado madridista de Míchel, y el Barcelona presenta una denuncia ante Antiviolencia

  • El presidente del Málaga aclara luego que al hablar de «la escoria de Cataluña» se refería a la prensa de aquella zona por cuestionar la profesionalidad del técnico

La Liga está que arde. La pelea por el título entre el Real Madrid y el Barcelona se ha acentuado tras la victoria de los azulgrana en el Bernabéu el pasado domingo (2-3) y el Málaga se ha visto enmedio de esta ‘guerra’ porque en la última jornada deberá recibir al conjunto blanco en La Rosaleda y porque además el entrenador del equipo blanquiazul es Míchel, cuyo madridismo pesa bastante. Distintos comentarios en Twitter provocaron anteanoche la reacción del jeque Abdullah Al-Thani con un ‘tuit’ ofensivo hacia Cataluña (en el que no citaba al Barça) y la respuesta de este club no se hizo esperar. Denunciará al presidente malaguista ante el Comité Antiviolencia y también trasladará el caso a la Federación Española (a través del Comité de Competición) y a LaLiga (en el Departamento de Integridad). Posteriormente, el presidente del Málaga aseguró que sus críticas iban dirigidas a la prensa catalana.

«¿Confiar en el Málaga de Míchel? Si mi abuela tuviera ruedas, pues no sería mi abuela; sería una bicicleta». La reflexión fue del entrenador del Barcelona, Luis Enrique, después del partido frente a Osasuna en la sala de prensa del Camp Nou. Entre las preguntas sobre la goleada azulgrana al colista de la Liga se produjo una sobre el Málaga como último rival del Real Madrid. Fue entonces cuando el asturiano también dejó dudas sobre la integridad del conjunto blanquiazul.

Sin comerlo ni beberlo, el Málaga se ha visto enmedio del fuego cruzado que se va a vivir estas semanas entre el Madrid y el Barça, apoyados por sus foros mediáticos. Paradójicamente, se habla más del encuentro Málaga-Real Madrid que de cualquier otro pese a que todavía quedan cuatro jornadas por delante y, en el caso del conjunto blanco, un partido más, el aplazado en su momento en Balaídos frente al Celta. No cabe duda de que la presencia de Míchel en el banquillo malaguista contribuye a que se fomente la polémica.

«Yo soy un ganador»

El pasado martes, nada más consumarse la permanencia del Málaga en Primera, Míchel fue cuestionado sobre la coincidencia de que el último encuentro sea frente al Real Madrid. «Los que hacen los comentarios es porque no me conocen. Prefiero hacerle el paseíllo a mi equipo, al que fue mi equipo, que hacerle la puñeta, pero yo soy un ganador. Espero que se llegue a esa última jornada con todo hecho y todo decidido», recalcó el madrileño. Y sobre el papel que él pueda jugar como entrenador del equipo blanquiazul añadió: «No me van a descalificar ni a animar los comentarios que haya».

Precisamente por ese hipotético papel de juez de la Liga –dado que todavía quedan por delante cuatro partidos para el Barcelona y cinco para el Madrid– a Míchel se le recordó más tarde, en ‘El transistor’ de Onda Cero, el caso de Jorge Valdano, el exjugador madridista que dirigía al Tenerife en aquellas dos victorias del cuadro isleño que impidieron el alirón del Madrid dos años seguidos, en 1992 y 1993. «La diferencia entre Valdano y yo es que yo soy mucho más madridista», recalcó. El madrileño habló de otras cuestiones ajenas al Málaga, como el clásico, aunque conviene recordar que durante años fue comentarista de José Ramón de la Morena, ahora en Onda Cero, cuando conducía ‘El Larguero’ en la Cadena Ser. Yprecisamente en este programa, minutos más tarde, explicó: «Es mi Real Madrid, pero también es mi Málaga. Tengo que cumplir con lo que me enseñaron allí. Tengo que respetar la competición e ir a ganar siempre. Mis jugadores no me entenderían si esa semana yo mirase a otro lado».

Casi a la misma hora, en ‘El partidazo’ de la Cadena Cope, estuvo en directo Sandro y tampoco faltaron las preguntas respecto a ese último partido y a su motivación especial. «Quiero marcarle al Madrid y que el Barça gane la Liga», apuntó el canario, que llegó al Málaga precisamente procedente del Barcelona. Incluso los contertulios bromearon con él sobre el hecho de que el entrenador, Míchel, no lo pondría en ese partido si fuera decisivo...

Pero las especulaciones sobre el pasado de Míchel y ese Málaga-Real Madrid fueron en aumento durante la jornada del miércoles. Fue entonces cuando Al-Thani publicó un ‘tuit’ en árabe. «Dios mediante (o con el permiso de Dios), nosotros lucharemos en el campo, pero la espuma de Cataluña no va a percibir el olor de la Liga, y ello por las mentiras que han dicho del entrenador Míchel». Esa era la traducción literal, aunque, como explicó ayer a SUR el profesor titular de Estudios Árabes de la Universidad de Málaga, Juan Ortega, el término ‘espuma’ debía interpretarse como ‘escoria’, ‘gentuza’ o ‘bazofia’.

Escoria o gentuza

Ortega reflexionó sobre ese término ‘espuma’ que, a tenor de los distintos traductores de Internet, podía interpretarse como ‘escoria’. «Siempre se habla de la espuma como la parte sobrante de la cerveza mientras que esta es la sustancia. También se puede emplear el término ‘escoria’ porque también es la parte sobrante después de que el hierro se introduzca en un alto horno. De forma más coloquial también puede hablarse de ‘gentuza’ si se refiere a personas», aclaró a este periódico.

El comentario de Al-Thani dio la vuelta a España y el Barcelona se apresuró a emitir un comunicado en el que expresaba «rechazo e indignación» por el contenido del ‘tuit’ y hablaba de manifestaciones «que atentan contra los principios del ‘fair play’, de la ética y de la legalidad que deben regir la competición deportiva. Asimismo anunciaba que iba a denunciar el caso ante el Comité Antiviolencia del Consejo Superior del Deporte y a trasladar el asunto a la Federación Española (a través del Comité de Competición) y a LaLiga (en concreto, a su Departamento de Integridad).

Durante toda la mañana la polémica entre el Barcelona y Al-Thani fue uno de los asuntos más comentados en las redes sociales, aunque paradójicamente el jeque en ningún momento había nombrado al club catalán. Poco después de las dos de la tarde, el jeque volvió a salir a la palestra para aclarar, otra vez en Twitter y de nuevo en árabe, que el mensaje estaba dirigido a «la prensa de aquella comarca (o zona)» debido a que había cuestionado a Míchel como entrenador del Málaga. Recalcaba que se había apuntado que el técnico «iba a pasar del partido (frente al Madrid)» y recalcó: «Eso son palabras inaceptables para nosotros». Para concluir, apuntó: «Pido repeto para Míchel y para cualquier otro miembro del Málaga y exijo que la prensa (catalana) se excuse de manera oficial».

Aunque de momento la polémica en torno al ‘tuit’ de Al-Thani quedó aparcada y a la espera de nuevos acontecimientos, nadie puede discutir que el Málaga se encuentra a día de hoy en medio de la ‘guerra’ entre el Real Madrid y el Barcelona, apoyados por sus medios más afines, simplemente porque en la última jornada deberá enfrentarse al conjunto blanco con Míchel como entrenador blanquiazul. Para eso todavía quedan más de tres semanas. El técnico no pudo ser más contundente ayer en Radio Marca: «Es imposible que yo me deje ganar, es no conocerme. Mi interés está en el Málaga; todo es deconocimiento, más que maldad. Hace tanto daño un tonto... Porque no quiero decir un hijo de puta...» La Liga está que arde y al Málaga lo ha pillado enmedio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate