Malaga CF

EL ÁRBITRO

Arbitraje de nivel

Muy bueno el trabajo de Martínez Munuera en un partido que, como todos los enfrentamientos con los sevillistas, son de riesgo elevado. Hizo una lectura apropiada del encuentro, que comenzó con una enorme tensión y ciertas brusquedades de los jugadores visitantes. De ahí que en los primeros 20 minutos ya había amonestado a Escudero por dura entrada sobre Luis y a Sarabia por otra sobre Jony. A partir de ahí sólo tuvo que ir controlando con criterios equilibrados y soltar amarras en las exigencias que le reclamaba la dureza del juego.

LO POSITIVO

Sus mejor parcela fue la serenidad que mantiene en el control del juego, sin grandes aspavientos. También la aplicación de la ventaja fue otra de sus virtudes, destacando la rectificación de la misma si ésta no se producía, indicando la infracción que la justificaba, algo que hizo con frecuencia. Muy bien en el uso de las advertencias; conminaba tanto a unos como a otros a un mejor comportamiento en la disputa del balón y también en las simulaciones de faltas, de ahí que amonestara a Vázquez por dejarse caer en área reclamando un penalti que no fue.

LO NEGATIVO

La parcela más cuestionable, quizás la única, fue el control disciplinario. Aunque comenzó con alto grado de exigencia y una enorme seguridad, sobremanera en el primer periodo, sí que mostró cierta condescendencia con el equipo sevillista en acciones concretas. Debió amonestar a Mercado y también mostrar la segunda a Correa en una acción del minuto 83 sobre Camacho, moviendo lo brazos, lo que pudo suponer la expulsión. Salvo esto, en líneas generales la labor fue de gran nivel, lo que muestra las condiciones que le acompañan.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate