Diario Sur
Malaga CF

El Málaga busca ante el Celta una plaza en la final de la Liga juvenil

Alberto, en el suelo con el barcelonista Mboula en el partido del lunes.
Alberto, en el suelo con el barcelonista Mboula en el partido del lunes. / adg. opta
  • El conjunto vigués, rival este mediodía en Orense, es un equipo muy fuerte físicamente y cuenta con tres puntas dinámicos

El Málaga juvenil afronta este mediodía en Orense (12.00 horas, Gol) el último paso para llegar a la final por el título. No será ante un rival como el Barcelona, con juego de toque, sino frente a un Celta muy fuerte defensivamente y con movilidad en sus puntas.

El triunfo en cuartos frente al Barcelona más potente de los últimos años (con internacionales como Mboula, Cucurella, Carles Pérez o Busquets) ha servido para reforzar el ánimo de los pupilos de Julio César Dely Valdés. Este había incidido en las últimas semanas en la necesidad de ser más fuertes en fase defensiva. En este sentido, la experiencia en la última jornada liguera ante el Betis fue un gran paso como preámbulo al duelo con los azulgrana.

La clave del partido disputado el lunes fue, sin duda, la mentalidad de los jugadores. El Málaga juvenil es un equipo acostumbrado a tener la posesión, pero el mensaje del técnico fue claro: esta vez iba a tocar sufrir porque el Barcelona se adueña de la pelota y lo peor era venirse abajo si se veían en desventaja. La reacción de los futbolistas como colectivo fue un argumento que probablemente no esperaban Gabri y los suyos.

Ahora el rival es el Celta, un conjunto que brilla por su fortaleza defensiva. Al contrario que el Málaga, que ha afrontado las tres últimas ediciones de la Copa de Campeones con entrenadores distintos (Ruano, Pellicer y Dely Valdés), el cuadro vigués lleva cuatro años bajo la dirección de David de Dios y los tres títulos consecutivos en su grupo reflejan la pujanza de la cantera de A Madroa.

Presión de salida

Ante Osasuna, al que ganó por 1-2, el Celta hizo valer su presión arriba de salida para marcar pronto sus dos tantos, y luego, en la segunda parte, supo sufrir. La presencia de Toi por delante de una zaga contundente (con los centrales Juanma y Salgueiro) sirvió para contener al cuadro navarro, que hizo méritos para igualar. En zona de creación juega con dos interiores, uno de más llegada (Alberto) y otro de más salida de la pelota (Álex Rey), y después cuenta en ataque con futbolistas dinámicos. Sin ser un delantero de área, Sobrido ya acumula 16 goles mientras que Aarón, la ‘perla’ de la cantera viguesa, tiene movilidad y recursos, lo que le ha permitido llegar a 13. En el flanco derecho se mueve Gabri, con llegada por sorpresa.

Claro que el Málaga también tiene recursos. Es un equipo fuerte en el juego por las bandas, con los jóvenes Iván y Hugo (que nacieron en 2000 y son de primer año juvenil) o Jonny (con un brillante golpeo a balón parado) y, por supuesto, Álex Robles. El lateral derecho pizarreño, internacional sub-17, al que aún le queda otro año más antes de ser sénior, ya dejó constancia de su peligro en ataque en el centro del segundo gol, marcado por el ariete Joel. Conviene no olvidar a Hicham Boussefiane, recuperado de una grave lesión.

Además, el Málaga cuenta con futbolistas que manejan bien la pelota en medio campo, como el húngaro Maty, Alberto y un futbolista llamado a grandes cotas, José Carlos, notable en todas las facetas. Atrás Juande y Youssef (también de segundo año) ejercen de centrales y Álex Sánchez, con más cuerpo de central que de lateral, actúa en la izquierda, donde también puede ser empleado Cedenilla. Bajo los palos está uno de los porteros de futuro de la cantera blanquiazul, Kellyan, que el lunes detuvo uno de los dos penaltis en contra, ambos probablemente evitables.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate