Malaga CF

ÁREA DE META

No se admite relajación

El Málaga vuelve a disfrutar en La Rosaleda, después del brillante encuentro frente al Sevilla, con una afición entregada, en la lucha por encadenar una nueva victoria. El Celta está inmerso en las semifinales de la Liga Europa frente al Manchester United, como difícil tarea a corto plazo, después del resultado adverso en Balaídos. Estas circunstancias, como volver después de una auténtica exhibición frente al equipo hispalense y medirse a un rival entretenido, no deben hacer que los malaguistas caigan en la trampa de la sibilina confianza. De esto ya se encargará Míchel, de que no haya relajación alguna, al seguir valorando el rendimiento de cada jugador en la configuración de la plantilla para la próxima temporada.

Míchel saca pecho

El conjunto malaguista está realizando un fenomenal final de temporada, ganando cinco partidos de los seis últimos disputados y dejando en cuatro de ellos su portería a cero. El mérito es digno de reconocimiento, después de la más que dudosa trayectoria durante la segunda vuelta. Ha sido muy importante la consecución de los puntos conseguidos para salvar la categoría bajo la dirección de Míchel, que era el objetivo prioritario frente a rivales directos como el Sporting y el Granada a domicilio, para poner definitivamente tierra de por medio con los puestos de descenso. Por otro lado, la evidente mejoría sobre el terreno de juego permitió superar a conjuntos de nivel como el Barcelona, en la lucha por el título, y al Sevilla, que pugna por la tercera plaza con el Atlético de Madrid, que le evitaría pasar por la previa de la Champions. Lanzados los malaguistas en el tramo final, Míchel saca pecho, porque puede, y anuncia la posibilidad de alcanzar la décima plaza que ocupa el Alavés, a seis puntos del Málaga. Antes está el Celta, a sólo dos.

Ilusiones compartidas

La ilusión no ha vuelto sólo a los aficionados tras los últimos resultados. Hay a quienes se les ha abierto el cielo y ven cumplidos sus sueños desde niño. No suelo ponerme nostálgico, ni mirar mucho hacia atrás viendo lo que tengo por delante. Pero me imagino, porque me lo han hecho recordar, lo que están sintiendo jugadores como Ontiveros y Luis, después de tener algunas conversaciones con Míchel y escuchar del técnico que cuenta con ellos, una vez analizadas las cualidades que atesoran. Hasta aquí, se llega jugando, y a partir de aquí se progresa trabajando. ¡Cuántos futuribles hemos visto llegar al primer equipo y tener como último objetivo este logro, desplomándose después sus trayectorias! Sobre el dicho de que «tan importante es llegar como mantenerse», estos neófitos deben tener en cuenta que el nivel es otro, que las exigencias son máximas en todo momento y que las amenazas por el puesto son continuas en caso de relajación.

Entregado en la Liga

Eduardo Berizzo, técnico del Celta, comentaba la pasada semana que un partido de Primera División «nunca es un mero trámite». Pues lo parece para los celtistas desde que superaron al Genk y se colaron en las semifinales de la Liga Europa. Desde entonces, acomodados en la zona media de la tabla y la posibilidad histórica por delante de jugar una final continental, le han dado prioridad a la competición internacional y no han vuelto a sumar un solo punto en los tres encuentros jugados en el campeonato liguero. Con una plantilla corta de efectivos para afrontar las rotaciones necesarias que necesitan estas exigencias y una mentalidad dispersa por el logro de una posibilidad histórica, pasa factura. Entre col y col&hellip toca hacer frente al encuentro ante el Málaga, por lo que, de seguir así el conjunto gallego, puede dar ventaja a los malaguistas para dar un paso más hacia la décima plaza a la que aspira Míchel, impensable hace un mes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate