Diario Sur
Malaga CF

Con el Málaga no hay quien pueda (2-2)

fotogalería

Luis Hernández celebra su gol. / Efe

  • El equipo de Míchel arranca un empate justo y de calidad ante una Real Sociedad que se jugaba las plazas europeas en Anoeta

La recta final del Málaga es un espectáculo. No hay quien pueda con el equipo blanquiazul (en este caso de amarillo). No pudo hacerse con el triunfo, pero arrancó un empate muy justo y de gran calidad en Anoeta, frente a una Real Sociedad que se juzgaba las plazas europeas. Encajó un gol y después fue capaz de darle la vuelta al marcador, sobre todo por el golazo de Recio, aunque al final el conjunto vasco encontró premio a su empuje con el empate.

Al Málaga se le ha quedado corta la Liga, es evidente. Ha reaccionado tarde y no ha podido colocarse en posiciones de mayor privilegio, pero está demostrando en estos últimos encuentros, tras la llegada de Míchel, un gran nivel en todos los capítulos del juego. La gran novedad fue que no marcó Sandro, aunque pudo hacerlo en una acción final que estuvo a punto de suponer el triunfo, pero Rulli le detuvo el lanzamiento.

Míchel prescindió de José Rodríguez para suplir a Camacho y buscó la alternativa en el sistema de juego. De ahí que volviera a su fórmula de los tres centrales, con Ricca entre ellos, aunque con Juan Carlos con mucho recorrido en la banda izquierda. Y se le atragantó al comienzo a la Real, en la que al final sí estuvo Juanmi entre los titulares.

El once donostiarra se jugaba mucho, pero el Málaga no quería bajar la guardia ni dejarse llevar en estos últimos encuentros. De ahí que las primeras opciones fuesen para los visitantes, con un libre directo de Jony que se marchó fuera y la señalización de un fuera de juego a Keko que no existió. Pero la Real tenía que apretar ante un público entregado, y lo hizo. Willian José protagonizó las primeras ocasiones, sobre todo en la que superó a Kameni de cabeza y Recio tuvo que sacar el balón bajo palos.

Pero las alternativas eran constantes y el gol podía llegar para cualquiera de los bandos, aunque lo hizo de una forma especial e injusta. Jaime Latre no señaló nada en una caída de Sandro dentro del área por un empujón de Íñigo Martínez, pero sí fue muy rápido dos minutos después al pitar como penalti un 'piscinazo' de Illarramendi. La pena máxima, teóricamente de Keko, la transformó Xabi Prieto con gran solvencia.

Este 'regalo' lo aprovechó la Real para intensificar el dominio y buscar la sentencia. Yuri y Willian José tuvieron sendas oportunidades, pero el Málaga fue el que acertó, y de qué forma: Juan Carlos disparó en una jugada ensayada al larguero y el rebote lo recogió Luis Hernández para marcar a puerta vacía.

Este equilibrio al descanso era el resultado más justo pese al control local de los últimos minutos. Pero la Real siguió presionando y buscando la meta de Kameni en la reanudación. Y fue Willian José otra vez el que pudo poner a su equipo por delante, pero su remate se estrelló en un poste. Después también pudo marcar el recién entrado Oyarzabal al plantarse solo ante Kameni, por envió el balón fuera.

El peligro malaguista, sin embargo, era una constante gracias a la movilidad del equipo en el centro del campo y en ataque. Fruto de este acierto llegó otro golazo de Recio, que disparó desde fuera del área para marcar por una escuadra. Impresionante el malagueño, que va a más. La insistencia de la Real, pese a todo, dio resultado en una jugada aislada en la que Bautista igualó el encuentro de cabeza tras el centro de Íñigo Martínez. El conjunto local, incluso, intentó buscar el triunfo hasta el final, pero el choque quedó en tablas, aunque Sandro tuvo su oportunidad y no pudo batir a Rulli. Y ahora llega el Madrid.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate