Malaga CF

«Mi mujer dejó de vivir su vida para vivir la mía; ahora quiero vivir su sueño»

«Mi mujer dejó de vivir su vida para vivir la mía; ahora quiero vivir su sueño»
/ Salvador Salas
  • La esposa y las hijas del malaguista, foco de los agradecimientos del excapitán en su despedida

El capitán Weligton dice adiós. Allí estuvieron presentes casi la totalidad de la plantilla, el cuerpo técnio y varios consejeros del equipo. Aunque para él, lo más importante en la sala era su familia. Comenzó su monólogo en solitario frente a los micros, aunque a escasos dos minutos del inicio, pidió que subieran al estrado su mujer y sus dos hijas para dedicarles unas palabras. “Me gustaría que subieran para estar a mi lado, porque siempre estuvieron a mi lado en los momentos malos”, comentó entre sollozos.

Una vez arriba su mujer, Gisele, le acarició el hombro haciéndole ver que podía contar con su apoyo. Mientras, la menor de sus hijas se sentaba en el regazo del exfutbolista y su hermana mayor, se acomodaba al otro lado con el sonoro aplauso de los allí presentes de fondo. “Siempre dicen que detrás de todo gran hombre hay una gran mujer, en este caso es verdadero. Esta mujer dejó su profesión, su carrera, para seguir mi vida, mis sueños. Ha dejado de vivir su vida para vivir la mía”,se sinceró Weligton, siempre pañuelo en mano. Y continuó: “Hemos pasado por muchos momentos difíciles y siempre ha estado a mi lado, apoyándome. Quiero darte las gracias, mi amor, por todo”.

En un momento, la sala de prensa quedó vacía bajo su mirada y sólo existía ella y sus hijas. Por ello, la última de sus frases dedicada a su mujer, se la dijo mirándola directamente a los ojos: “He terminado una etapa de mi vida y a partir de ahora quiero dedicarme a vivir tus sueños, tu vida, a tu lado y con nuestras hijas”, frase que finalizó de nuevo entre los aplausos de los assitentes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate