Diario Sur
Malaga CF

Duda: «El domingo será mi último partido con el Málaga»

Duda, en rueda de prensa.

/ Francis Silva

  • El portugués dice adiós, pero no se decide a colgar las botas como futbolista

Duda ha sido el encargado de cerrar una semana que ha sido como una montaña rusa de emociones para el malaguismo, después de las retiradas de Demichelis y Weligton. Pero el caso del portugués es diferente, porque dice adiós al Málaga, pero no a su vida como futbolista. “Después de trece años con la camiseta y más de 300 (348 concretamente) partidos jugados, puedo decir que esto es un orgullo. El domingo, ante el Real Madrid, será mi último partido como jugador del Málaga”, destacó en su última rueda de prensa en La Rosaleda. Sobre el motivo de su marcha, explicó de forma contundente: “El club ha anunciado que no cuenta conmigo cara a la temporada que viene. Hay que seguir el camino y quiero dar las gracias al club por haber contado conmigo estos años”, argumentó.

Con 37 años y acompañado de compañeros, cuerpo técnico, amigos y familia, se va el extremo que tantos buenos recuerdos ha sumado como blanquiazul, aunque parece que todavía se encuentra en forma como para seguir dando un poco más de sí con las botas puestas. A pesar de que no ha querido desvelar nada sobre su futuro, sí que ha querido rememorar momentos del pasado. “Este club me dio la oportunidad de jugar en la mejor liga del mundo y haber disfrutado con la selección de mi país. Son muchos años de emociones. Aquí he pasado la mejor parte de mi vida, desde que llegué con 18 años y con la mujer que hoy es lo mejor que tengo, junto a mis niñas”, sentenció.

Acompañado desde el minuto uno de esta rueda de prensa, Duda quiso que subieran al estrado todos los componentes del cuerpo médico del Málaga y los ‘pichitas’ (los utileros, a los que tanto cariño guarda). Además, agradeció a los allí presentes su apoyo y también a las numerosos aficionados y peñas, con especial mención para la de Torrox. Sobre su futuro, lo único que dejó ver es que espera seguir demostrando al Málaga que para él, este es algo más que un equipo, es parte de su vida y también su casa. “Seguiré de una u otra forma vinculado a este club en el futuro. Soy malaguista y un malagueño más”. Emocionado, se retiró a abrazar a cada uno de sus compañeros; eso sí, sin quitarse en ningún momento el mítico ’17’ de su espalda, número con el que pasará a la historia del malaguismo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate