Malaga CF

«Soy malaguista y un malagueño más»

fotogalería

/ Francis Silva

  • Duda se despidió ayer del club, por el que fichó con 17 años, aunque se resiste a colgar las botas

  • «Este domingo será mi último partido como jugador del Málaga», anunció el portugués, que quiso lucir en el acto su camiseta con el número 17

No hay malaguista que no se haya echado las manos a la cabeza esta semana al ver cómo el club decía adiós a tres pilares de su historia más reciente. Primero fue Demichelis, d’espués Weligton y ayer fue el turno de Duda. «Quiero anunciar mi despedida de este club, después de trece años y más de 300 partidos (348 concretamente) con este escudo. El domingo será mi último partido como jugador del Málaga y puedo decir que es un orgullo», declaró el extremo, de 37 años, en su última rueda ante los medios en la sala de prensa Juan Cortés de La Rosaleda.

El capitán se baja del barco, eso sí, resistiéndose a colgar las botas como futbolista y asegurando: «El club ha comenzado su planificacion para la temporada que viene y han anunciado que no cuentan conmigo, y respeto todo lo que me han dicho. Hay que seguir el camino y dar las gracias por haber contado connmigo estos años», se sinceró Duda. Su pasión por el equipo le hizo salir ante los medios todavía con el 17 a la espalda. Todavía no terminaba de creerse que este sueño acabara así.

Su llegada

Y es que, ¿quién iba a decirle a esta promesa del fútbol portugués que, cuando tenía 18 años, su llegada a este equipo le cambiaría la vida? Firmó con el club tras ganar con su selección el Europeo sub-19, aunque su primera temporada en España fue como cedido en el Cádiz de Segunda B. Un año más tarde, ya comenzó a pisar el césped de Martiricos, acompañado ya de su mujer y su primera hija. Pasaban los años y el joven Duda cada vez sentía más por el escudo. Así lo rememoró: «Aquí he pasado la mayor parte de mi vida, junto a mi mujer e hijas. Siempre estaré agradecido a este club, porque me dio la oportunidad de jugar en la mejor liga del mundo y me abrió las puertas de la selección de mi país». Comenzó a emocionarse, hizo una pausa, respiró profundamente y continuó: «Son muchas las emociones desde que llegué. He vivido experiencias muy bonitas aquí».

Con su peculiar acento a caballo entre el portugués y un andaluz forjado entre Málaga, Cádiz y Sevilla, Duda fue adquiriendo su personalidad tanto dentro como fuera del campo. Dentro, como la zurda de oro, y fuera, como parte de una generación blanquiazul debido a sus trece temporadas como malaguista en la élite. Muchos recordarán su gol ante el Real Madrid en la última jornada, en la que le dio al Málaga su punto más valioso de la campaña, o aquellos momentos compartiendo el césped con su compañero Eliseu, cada uno a un lado de la banda.

Duda es otro de los que, como Weligton, se dejó la piel en el campo, entre otros motivos porque amaba lo que hacía y lo que seguirá haciendo, ahora vistiendo otros colores. Sin embargo, el portugués no quiere que esta se convierta en una despedida definitiva, sabe que su casa está en Málaga. «Me voy con la felicidad de haber puesto mi granito de arena en este club, con mucho orgullo de haber visto al Málaga peleando en Europa, feliz de ver cómo esta afición disfruta de este equipo consolidado en Primera», se sinceró. Y concluyó: «Seguiré de una forma u otra vinculado al club, ahora o en el futuro; soy malaguista, y un malagueño más».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate