Diario Sur
Malaga CF

ÁREA DE META

Fiesta en la Rosaleda

El final de la temporada llega para el Málaga en La Rosaleda con la tranquilidad de tener los deberes hechos y con el mejor invitado posible. Un encuentro que servirá para celebrar la permanencia del club en Primera División, por novena temporada consecutiva, combinando un curso irregular y un tramo final excepcional. Como aliciente añadido, actuará como juez frente al Real Madrid, que se presenta como aspirante al título liguero. La fiesta en el estadio de Martiricos servirá de reconocimiento a jugadores emblemáticos en la últimas temporadas, al cuerpo técnico (capitaneado por Michel) y a una plantilla que ha reaccionado a tiempo como coautores de la consecución de una permanencia que hace un par de meses ofrecía muchas dudas.

Final sobresaliente

La evaluación sobre las capacidades de un club y la consecución de los objetivos se llevan a cabo, como corresponde, al final de cada temporada. A falta del encuentro frente al Real Madrid, ya intrascendente para la clasificación del Málaga, la trayectoria del conjunto blanquiazul ha venido marcada por tres diferentes etapas durante la temporada. Un otoño buscando el acople de las nuevas incorporaciones, con acumulación de lesiones que no permitieron mantener un equipo tipo; el equipo consiguió, con un juego práctico, mantenerse en la zona tranquila de la tabla clasificatoria. Este trabajo no fue reconocido por la grada y provocó el abandono de Juande, al no sentirse valorado. Llegado el invierno, las dudas se agudizaron con la incorporación de Marcelo Romero al banquillo, falto de experiencia en banquillos de alto nivel. La afición veía cómo se alejaban los puestos cómodos de la tabla y el equipo entraba en una peligrosa dinámica de resultados, desplomándose paulatinamente hacia los puestos de descenso, hasta el momento en el que se temió por la permanencia. Fue llegar la primavera y con ella la floración en el club de La Rosaleda, de la mano de Michel, en forma de resultados: consiguió en los once últimos encuentros seis victorias, dos empates y tres derrotas.

Recuperación a tiempo

A partir de hoy, la historia de la temporada quedará escrita cargada de experiencias que no fueron similares a otras vividas, ni servirán de ejemplo para asociarlas con actuaciones venideras, ya que las circunstancias nunca son las mismas. Por ello, el análisis debe ser particular y con elementos de una evidente relevancia. Sin duda, el mérito de la recuperación malaguista se debe a la oportuna llegada de Míchel, técnico con experiencia, carisma y cocinero antes que fraile. También, como él mismo dijo, «el mérito es de los jugadores, que han sido capaces de mostrar sus capacidades». No deja de tener razón, a falta de reconocer, en la breve conversación que mantuvimos el pasado viernes, quién pulsó el botón que reactivara a la plantilla para reconducir la peligrosa trayectoria en la que se encontraba inmerso el equipo.

Puestos en juego

Como suele ser habitual, antes de la última jornada, quedan algunas plazas importantes en juego que no tienen adjudicado definitivamente inquilino alguno. Los descensos están asignados al Sporting de Gijón, Osasuna y Granada; hay tres equipos para dos plazas directas para la Liga Europa: Villarreal, Athletic de Bilbao y Real Sociedad, y llega la última jornada sin la certeza de quién será el campeón de Liga. Es evidente que el Real Madrid cuenta con la ventaja de depender del resultado que consiga en La Rosaleda frente al Málaga, sin tener que mirar a ningún otro campo. Este año vuelven las especulaciones, preferencias interesadas, dimes y diretes sobre los maletines, de los que todos hablan y nadie los ve, para acordar algún resultado. Habitualmente sólo sacan a colación este tema los que necesitan excusas para maquillar el fracaso, olvidando los errores y los puntos que se dejaron en el camino durante las 37 jornadas anteriores.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate