Diario Sur
Malaga CF

OJO DE HALCÓN

Gracias, Míchel

Recuerdo aquella mañana del 4 de abril. Habíamos pasado el control de seguridad en el aeropuerto y se acercó para saludarme. «¿Cómo estás», preguntó. Yo ladeé la cabeza, no las tenía todas conmigo. «¿Qué estás, preocupado? ¿Pero tú me ves a mí preocupado? Pues entonces...», añadió sonriente. Al día siguiente el Málaga venció en Gijón. Suena Míchel fuera de Málaga desde hace tres o cuatro semanas, pero no por su extraordinario papel como entrenador, sino por los caprichos del calendario. Sinceramente, con las plantillas que manejan uno y otro, es incomprensible que se haya venerado tanto a Sampaoli, por ejemplo, y se haya pasado tan de puntillas al valorar el increíble trabajo del madrileño. El Málaga del jeque ya es el Málaga de Míchel y me da que va a ser así por muchos años. Jugador, entrenador, responsable de cantera, comentarista en radio, televisión y prensa... Sin haber sido portero, a Míchel no hay quien le meta un gol. Maneja todos los códigos del fútbol como muy poca gente no en España, sino en el mundo. Sabe en cada momento qué mensaje debe transmitir, al club, a los jugadores, a los aficionados y hasta a los medios de comunicación. Y, sobre todo, se implica al máximo allá donde va (y no sólo él, porque su esposa, Merche, ha estado esta semana en las tres despedidas). Es tan capaz de poner firme a un futbolista como de bromear con el empleado más modesto (del que, por cierto, se sabe también su nombre). Es imposible reflejar en unas líneas, incluso en un periódico entero, hasta qué punto lo controla absolutamente todo. Por eso, hay que agradecer a Míchel su apuesta por el Málaga, su esfuerzo, su convicción y su liderazgo. Lo que pase hoy es una anécdota. ¿Acaso el Madrid o el Barça no reservan a jugadores aunque perjudiquen a terceros (como le ha pasado al Málaga)? ¿Acaso los puntos sumados hasta ahora no valen? ¿Acaso el Madrid no es, a priori, muy superior? ¿Acaso el Barça no está tres puntos por debajo de su rival porque creyó que aquí iba a pasearse? Son preguntas sencillas con respuestas sencillas. De Míchel no se puede dudar. Hoy por hoy, no hay más malaguista ni más ganador que él. Gracias, Míchel.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate