Malaga CF

El Malagueño logra una valiosa renta

Kuki, que golpea el balón ante la presión de dos rivales, fue el autor del gol del Malagueño.
Kuki, que golpea el balón ante la presión de dos rivales, fue el autor del gol del Malagueño. / Ñito Salas
  • Los hombres de Ruano se impusieron por la mínima ante la Segoviana, que apenas tuvo el control del partido pero que defendió ordenadamente

Era una cita importante y el Atlético Malagueño respondió. Con el campo de la Federació Malagueña hasta la bandera, los jugadores de Manel Ruano consiguieron una importante victoria que deja la eliminatoria favorable para ascender a Segunda B, a falta del choque de vuelta. La Segoviana dio la talla durante todo el encuentro, pero no fue suficiente. Una vez más, la banda izquierda local volvió a ser un puñal, y Javi Jiménez y Ontivieros llevaron el peso del ataque blanquiazul en los primeros compases. Pronto tardó en darse cuenta la Gimnástica de esta circunstancia, por lo que utilizó las ayudas cada vez que el cuero rondaba por esa misma zona.

La labor de Wojcik también fue muy importante, ya que, aparte de fijar a los centrales, consiguió darse la vuelta y hacer jugar a su equipo. El delantero centro malaguista está siendo una de las piezas más importantes desde su llegada al filial y se ha convertido en indiscutible en el once titular. De sus botas nació la jugada que finalizó al cuarto de hora Kuki, que está firmando una gran segunda vuelta. La tuvo en el minuto 49 de nuevo el ariete blanquiazul, pero su vaselina se fue por muy poco. Paulatinamente fueron pasando los minutos y el cuero fue monopolizado por los futbolistas locales, que sacaron mucho partido de la presión en tres cuartos. No hubo robos claros, pero sí obligaban a los visitantes a ser muy imprecisos en las entregas, lo que no les hacía entrar el partido. La Segoviana no conseguían hila varios pases consecutivos y las recuperaciones se hacían lejos de la meta de Aaron.

Destellos

En el 55 volvió a aparecer Ontiveros, especialmente motivado, que dejó destellos de su calidad y verticalidad, y que siempre contaba con dos futbolistas del equipo castellanoleonés encima cada vez que recibía en la banda. Se fueron desesperando los visitantes, que comenzaron a emplearse con dureza. No fue un partido brillante, pero los blanquiazules supieron tirar de oficio. Se quejaba en reiteradas ocasiones Ruano de la permisividad del colegiado ante las entradas rivales, que comenzaron a ser una tónica habitual en la segunda parte y que apenas recibieron castigo en forma de amonestaciones.

El asedio fue cada vez más apabullante, pero ni Kuki ni Wojcik supieron materializar sus claras ocasiones, algunas de ellas falladas de manera incomprensible. «Esperemos que perdonar así no nos pase factura a lo largo de la eliminatoria», se comentaba en la grada después de que Mula fallaba una vaselina cuando estaba solo contra el portero. Los dos puntas ya mencionados fueron sustituidos por Harper y Ramos, que entraron para dar consistencia en el ocaso del partido. El segundo de ellos disparó a bocajarro en los minutos de prolongación, a lo que respondió la Segoviana con otra oportunidad que pudo cambiar la historia de este partido justo en el momento final.

Como se ha citado, no fue un gran partido el celebrado ayer, ya que los nervios y las ganas de ascender de ambos equipos restaron protagonismo al descaro y las jugadas de ataque.No obstante, el Malagueño supo tirar de oficio en su campo, que sigue siendo un auténtico fortín. Tal vez jugar lejos de La Rosaleda incluso les haya venido bien a futbolistas jóvenes que ven cerca el ascenso.Para ello, dederán defender este corto resultado a favor lejos de Málaga, el próximo fin de semana en Segovia, en la que se antoja la prueba definitiva para certificar que este sí es el año en el que el filial malaguista pasará a una categoría más propia de la calidad que atesoran sus jóvenes futbolistas.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate