Diario Sur
Malaga CF

TIRO LIBRE

¿Quién da más?

Por estas fechas cada año, la oferta deportiva se intensifica, y en concreto este fin de semana se presenta realmente apasionante. La gran mayoría de las competiciones llegan a su fin y los grandes torneos se precipitan, uno tras otro y en todos los ámbitos, deportes y categorías.

Unos elegirán el sillón, el mando a distancia y las palomitas; otros irán a ocupar su asiento en la grada para no perderse la emoción y el sabor de vivirlo en vivo y en directo, y otros, como yo, haremos un poquito de todo, algún partido en la cancha y otros por la tele pero para vivirlos también intensamente.

En Málaga, sin duda, andamos bien servidos y estamos fantásticamente representados por deportistas y clubes que a estás alturas de la temporada han adquirido un papel protagonista en sus campeonatos de España respectivos o en sus propias ligas, a punto unos de alcanzar sus objetivos propuestos cuando iniciaron la temporada y otros que, sin embargo, andarán más pendientes de salvar los muebles. Para aquellos que se juegan todo el trabajo del año en pos de un ascenso (como Los Dólmenes a la División de Honor Plata de balonmano), o aquellas que, como las chicas del Rincón Fertilidad, buscan culminar su gran temporada con una histórica clasificación europea, el esfuerzo de meses va a decidir en un margen de tiempo cada vez más estrecho para poner a prueba al deportista en su verdadera capacidad y condición competitiva que se ha de medir siempre, ineludiblemente, bajo condiciones de máxima presión.

En la Final Four de la Euroliga que se está disputando en Estambul también estamos representados por nuestro árbitro internacional Daniel Hierrezuelo, que tan mal nos tiene acostumbrados en esa carrera siempre en ascenso y tan brillante que viene desarrollando desde hace ya muchos años. El viernes se estrenó en el primer partido, entre Olympiakos y CSKA, al que, a la consabida importancia, habría que añadirle la rivalidad existente en este tipo de torneo. Fue un encuentro tremendamente competido que tuvo un desenlace final cargado de tensión y emoción, pero que, sin embargo, transcurrió sin protestas ni incidentes arbitrales, que Dani supo llevar, una vez más, magistralmente. Pero ahora de lo que estamos realmente seguros es de que, aparte de la ilusión que nos hace, Dani merece estar en la final que disputarán Olympiacos y Fenerbahçe, mucho más después de que se confirmara el descalabro del representante español, un Real Madrid desconcertarte por su juego ante el equipo anfitrión del gran Obradovic. Una gran oportunidad para Dani y otro gran paso en su magnífica trayectoria.

Por su parte, el Unicaja comienza hoy los &lsquoplay-off&rsquo por el título de la Liga ACB en este espectacular e ilusionante tramo final de la temporada que viene realizando y que le ha permitido no sólo ganar la Eurocup, sino también partir como cabeza de serie adquiriendo ventaja de campo en la eliminatoria que lo enfrentará al equipo revelación de la temporada en su fase regular. El Iberostar Tenerife de Vidorreta también ha hecho historia ganando la Champions League de la FIBA, una nueva competición europea que nace con el propósito de pugnar con la Euroliga en esa guerra sin cuartel que llevan manteniendo desde hace ya muchos años y que no hace más que crear confusión y desconcierto en los aficionados menoscabando inevitablemente el nivel de todas las competiciones.

Por su parte, el Málaga acapara toda la atención mediática de este país, de los aficionados al futbol y también al deporte general, por enfrentarse a un Real Madrid que se juega toda una Liga, convirtiéndose de esta manera en juez y árbitro del campeonato.

Millones de miradas que van a observar con lupa cada acción de estos jugadores, cada palabra, cada gesto. Ya vienen soportando junto a su entrenador desde hace semanas comentarios y especulaciones con el único afán de condicionar su actitud con motivaciones dispares de cara al partido. Que si el pasado madridista de Míchel y de algunos jugadores del Málaga, que si primas a terceros y viajes de maletines, que si el Málaga se juega mucho o no se juega nada&hellip Yo, sin embargo, creo en el deportista, que, salvo en contadas y lamentables excepciones e independientemente de que como profesionales que son deban defender con el máximo esfuerzo sus colores y sus sueldos, salen al campo a ganar por su dignidad y su honra. Porque el buen deportista ha de tener mentalidad ganadora que lo obliga a intentarlo siempre. Y el que entienda que esto no es así lo que debe hacer es demostrarlo antes de hablar o es que probablemente nunca se ha visto o imaginado en una situación como esa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate