Malaga CF

El Málaga sufrirá una rebaja sustancial en el tope salarial, salvo que venda futbolistas

Último once titular del Málaga de la pasada temporada, en La Rosaleda contra el Real Madrid.
Último once titular del Málaga de la pasada temporada, en La Rosaleda contra el Real Madrid. / Sur
  • Ni siquiera el posible traspaso de Sandro sería suficiente para mejorar los 43 millones disponibles la pasada temporada

Las primeras aproximaciones sobre el tope salarial del Málaga para la próxima temporada llegadas desde LaLiga son negativas para el club de Martiricos. Según ha podido saber este periódico, los 43,1 millones de la campaña pasada quedarán sustancialmente reducidos, en principio, cara a la próxima. Esto supone que el gasto que podrá hacer el club en su plantilla y cuerpo técnico tendrá que ser inferior, lo que puede provocar que pierda alguna posición más en relación a la competencia (por delante tenía al Betis y por detrás, al Celta). La única salida que tendrá ahora el Málaga para elevar este apartado será la venta de jugadores.

El tope salarial es uno de los datos más importantes que espera cada año el Málaga y todos los equipos profesionales (de Primera y Segunda), ya que lo aporta LaLiga y tiene que cumplirse de forma obligatoria por todos los clubes. Es vinculante. Esta cifra es clave, ya que también marcará de alguna manera el potencial de la plantilla y permitirá o no hacer apuestas importantes, como son en este momento los casos de Sandro o Camacho. Pero, según las fuentes consultadas, ni siquiera confirmándose una posible salida del delantero canario llevaría la cantidad disponible por encima de los 43 millones. Los seis millones de la venta del canario serían insuficientes para mejorar esta aportación en relación al ejercicio anterior.

El Málaga fue uno de los pocos equipos que la pasada temporada no vendió jugadores, y tuvo oportunidades para hacerlo. Mantuvo su plantilla al completo y la reforzó de una forma considerable para elevar su capacidad competitiva, aunque no pudo mejorar la octava plaza conseguida con Javi Gracia (ha sido al final undécimo gracias a la reacción final). Esta decisión de darle continuidad al equipo, que es compartida por los aficionados, impidió que el club recibiera alguna partida económica extra por traspasos. Sin embargo, la dirección deportiva, con Francesc Arnau a la cabeza, sí realizó inversiones para la adquisición de futbolistas, lo que llevó casi al límite esta partida. La última fue la de Luis Hernández, ya en el mercado invernal.

A la espera

Desde el club malagueño estaban a la espera de conocer estos datos para saber hasta dónde podía llegar en su propuesta para retener a Sandro, algo que cada día es menos probable debido a que el delantero está contando con más ofertas de las previsibles, y también en la negociación para la revisión del contrato de Camacho, algo que sigue pendiente después de rechazar el jeque Abdullah Al-Thani la venta del jugador el verano anterior.

Y también condiciona el resto de los refuerzos que tendrán que llegar para sustituir a los futbolistas que están saliendo porque acaban contrato o finalizan su etapa de cesión. Este famoso tope salarial no sólo incluye las fichas de los jugadores, sino que también hay que añadir los seguros sociales, los premios y la parte proporcional del precio de los traspasos, además de todos los gastos de los componentes más destacados del cuerpo técnico.

El presupuesto tiene una relación directa con esta partida, pero no es determinante. La pasada campaña el Málaga contaba con unos ingresos previstos de 70 millones (54 por la televisión), mientras que el dinero disponible para la plantilla era de 43. Esta diferencia se destina al resto de las necesidades de la entidad, como empleados, viajes y otros conceptos, si bien la partida más destacada es la referida a la amortización de la deuda pendiente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate