Diario Sur
Malaga CF

Pesadilla del filial en La Albuera

Kuki, autor del gol en la ida y que no fue titular ayer, en un lance del choque.
Kuki, autor del gol en la ida y que no fue titular ayer, en un lance del choque. / Daniel Maldonado
  • La Segoviana superó con claridad al Malagueño y remontó pronto el 1-0 de la ida

El ascenso, de momento, tendrá que esperar. El Atlético Malagueño encaró el partido muy mentalizado, pero esta vez la experiencia fue un grado, y eso lo demostraron los jugadores que ayer vestían de azulgrana, los locales. La Gimnástica Segoviana se impuso por un claro 4-0 a un Malagueño que ofreció una pobre versión y que no encontró la calidad de sus mejores hombres. Con tres expulsados al final, Mula, Luis y Ruano, los blanquiazules pierden la oportunidad de ascender ya directamente.

Desde las horas previas, Ruano conversaba con todos sus jugadores, que parecían mentalizados para asumir el hervidero al que iban a llegar pocos minutos después. Se comentaba que sería una ‘encerrona’, que los aficionados estarían muy encima y que desde los primeros compases los castellanos iban a ir a por todas. Y así fue, paso por paso. No tardó en llegar el primer gol del delantero Ayrton, que a los seis minutos envió un contundente y ajustado testarazo al fondo de las mallas rivales.

«Calma, vamos empate todavía» expresaba Ruano desde el banquillo a sus jugadores. El equipo buscó demasiado la banda de Mula, que no estuvo acertado, y por contrapartida no logró encontrar a Ontiveros, que hizo la intentona un par de veces de cambiarse de banda. Por su parte, En-Nesyri, poco hambriento, no logró marcar las ocasiones que se le presentaron, ni tampoco hacer alarde de su gran velocidad.

En el minuto 33 llegó el gol de Domingo, en otra jugada por alto que no supo defender la zaga blanquiazul. Fue el mismo jugador que repitió en el minuto 66 con otro buen gol, momento en el que la realidad golpeaba a los malaguistas, que comenzaban a ver que se les escapaba el ascenso directo. Es cierto que pelearon hasta el final, sobre todo Ontiveros que estuvo muy participativo junto a Kuki, que entró en el segundo tiempo para intentar cambiar las cosas. De poco sirvió, y es que en el minuto 83 Chupo puso el definitivo 4-0, con el que se llegó al final del partido.

No obstante, las ganas de cambiar las tornas del encuentro se convirtieron en ansiedad, y fue cuando llegaron los momentos menos deportivos, en una tángana que acabó con Mula, Luis y Ruano expulsados. El arbitro no ayudó, pero es cierto que algunos jugadores fueron víctimas de los nervios y e la impotencia.

Durante el encuentro se pudieron ver caras conocidas del club, como la de Arnau, Míchel y el propio Miguel Torres, que no quisieron perderse la cita en el Estadio Municipal La Albuera, que contó con lleno absoluto y que acabó, como era de esperar, con invasión de campo tras el pitido final, en el que los jugadores del Malagueño se marcharon cabizbajos al vestuario. Eran conscientes de la oportunidad perdida, y también saben lo cuesta arriba que puede hacerse el camino a partir de ahora, aunque sean el equipo con más calidad de la categoría.

No está todo perdido.Toca la liguilla de ‘play-off’, en la que deberán mejorar ciertos aspectos. Hay deberes que hacer para los pupilos de Ruano, que no lograron mantener la ventaja del 1-0 de la ida. La experiencia, esta vez, sí fue un grado, y por eso la Segoviana puede decir a día de hoy que jugará el año que viene en Segunda B. Menos calidad, pero mejor gestión del juego.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate