Diario Sur
Malaga CF

Míchel, sí a Sandro hasta enero

Míchel conversa con Sandro durante un entrenamiento.
Míchel conversa con Sandro durante un entrenamiento. / Salvador Salas
  • El entrenador del Málaga considera que la presencia del canario sería un argumento ofensivo muy valioso en la primera vuelta

  • El club sigue a la espera de acontecimientos con el punta y el Atlético, aunque no aguardaría al mercado invernal para contar con un recambio

La pelota no está en el tejado del Málaga, sino en el del Atlético y en el del protagonista. El futuro de Sandro se encuentra en el aire, máxime cuando el club al que tenía decidido ir y con el que se ha comprometido ha visto obstaculizada su planificación por la decisión del Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) de prohibirle la inscripción de nuevos jugadores durante el mercado de verano. La opción de que el delantero continúe en el equipo blanquiazul hasta que se abra la siguiente ‘ventana’ (en enero) cobra cada vez más fuerza. En este sentido cabe destacar un factor importante: la opinión del entrenador blanquiazul. Míchel sí vería con buenos ojos contar con él hasta las vacaciones navideñas.

A medida que pasan los días se reducen los escenarios en el ‘caso Sandro’. De momento el Málaga sólo intuye los movimientos del Atlético por las declaraciones de sus dirigentes, aunque tampoco descarta que a última hora el futbolista pueda recalar en otro equipo. Las propuestas de la Premier son en algún caso mucho más interesantes para él desde el punto de vista económico, pero el canario quiere seguir en España. Así se lo hizo llegar semanas atrás a su entorno después de sondear a otros futbolistas con experiencia en el campeonato inglés.

El reto del Mundial

No obstante, igual que hace dos meses y medio Sandro no ocultaba que estaba visiblemente preocupado porque entendía que la lesión muscular le había hecho perder terreno con vistas al Europeo sub-21, el punta es muy ambicioso y sueña con estar en el Mundial de Rusia si España finalmente, como se espera, logra plaza. De ahí que la opción de vivir una experiencia similar a las de Aleix Vidal y Arda Turan en el Barcelona –es decir, ser contratado por el Atlético, pero no inscrito– queda totalmente descartada.

En lo que sí convergen las opiniones de Sandro y Míchel es en la alternativa de que siga en el Málaga hasta enero como paso previo a su incorporación al Atlético. El futbolista sabe que la afición entiende su situación –acentuada porque el club no puede ni por asomo igualar los emolumentos que le ofrecen otros equipos– y que cuenta con la plena confianza del técnico blanquiazul. Por su parte, este ya ha confesado a sus más cercanos que contar con el canario supondría un argumento ofensivo incontestable durante casi toda la primera vuelta. Es más, el madrileño valora que si está en forma –y gracias a que está adaptado plenamente a sus compañeros, al sistema de trabajo y al estilo de juego– puede aportar en torno a una decena de goles.

Siempre una cuestión es la deportiva, y otra, la económica. Sólo que en el caso de la hipotética salida de Sandro al Atlético de Madrid ambas van demasiado ligadas. Es obvio que para el Málaga sería un roto perder a Sandro en enero y tener que buscar un recambio. Y no sólo por la dificultad de igualar la calidad del canario, sino también por la complejidad del mercado invernal, en el que sólo están a tiro atacantes que destacan sobre todo por una falta de ritmo demasiado acusada.

¿Cláusula o traspaso?

Obviamente el Málaga no estaría por la labor de aguardar hasta diciembre o enero para buscar una alternativa a Sandro. Primero debe producirse el movimiento del Atlético, que en este caso, por la sanción del TAS, ya no consistiría tanto en el pago de la cláusula de rescisión por parte del futbolista. Ahí el club madrileño se expondría a que los cantos de sirena de otros conjuntos pudieran acabar por doblegar la decisión de momento firme del canario. Es decir, para asegurarse la operación debería acometerla ya. El tribunal de arbitraje no le permite la inscripción de nuevos jugadores en el mercado veraniego, pero no sucede así con el pago de la cláusula. Este paso sí podría darlo (depositando los seis millones más el IVA ante LaLiga), sólo que entonces, a tenor de las consultas realizadas por los dirigentes ‘colchoneros’, sería inviable prestar al futbolista para recuperarlo en enero.

Por eso, la vía más sencilla pasaría por un acuerdo entre los dos clubes, incluso con el pago adelantado de una cantidad en forma de compensación, lo que beneficiaría a todas las partes: el Atlético se aseguraría a Sandro para enero, el futbolista se mantendría en activo, y el Málaga contaría con margen de maniobra desde el punto de vista económico para incorporar estos dos meses a otro delantero. En ese pacto también tendría cabida otro aspecto demasiado relevante: los emolumentos del canario. Que la ficha de este sea asumida en mayor o menor porcentaje por el club madrileño repercutiría de forma notable en el tope salarial asignado por LaLiga a la entidad de Martiricos. Y, como ya explicó SUR semanas atrás, la dirección deportiva maneja diversos planes de actuación en función de la continuidad o la salida de los jugadores mejor pagados (el citado Sandro y Camacho), así como de que se produzca el traspaso de algún otro efectivo (en concreto, la posibilidad de Pablo).

La negociación tampoco parece sencilla, porque deben cuadrar los intereses de todas las partes y porque además tampoco el aficionado entendería que el Málaga ‘prestara servicio’ al Atlético sin las contraprestaciones adecuadas. Pero de momento sólo está claro que Míchel sí abriría la puerta a contar con Sandro hasta enero y que la pelota está en el tejado del futbolista y del club madrileño. De momento al canario se le ha comunicado, como al resto de los actuales componentes de la plantilla, la fecha de vuelta al trabajo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate