Diario Sur
Malaga CF

Un escenario sin precedentes en la élite del fútbol español

Vinicius juega en el Flamengo sabiendo que irá al Real Madrid.
Vinicius juega en el Flamengo sabiendo que irá al Real Madrid. / Efe
  • Nunca se conoció de antemano que un jugador empezaría la temporada en un equipo y se marcharía en enero a un rival liguero

El escenario cada vez más probable de que Sandro permanezca en el Málaga hasta enero y se vaya entonces alAtlético de Madrid no encuentra parangón en la Liga española. Nunca se conoció de antemano en verano que un jugador empezaría la temporada en un equipo de Primera y que en el plazo invernal se incorporaría a un rival de la misma competición.

Existen operaciones con algún parecido pero no iguales. Un último ejemplo es el del joven Vinicius Junior, una promesa de sólo 16 años que ya ha debutado con el primer equipo del Flamengo (el club más popular de Brasil) y que será fichado oficialmente por el Madrid en el verano de 2018 (será mayor de edad el 12 de julio de ese año), con opción de que recale entonces en la plantilla blanca o en el verano siguiente. De esta forma, el jugador ya sabe cuál será su próximo club y las fechas posibles de incorporación, pero no en el ecuador de una campaña o en un trasvase que se dé entre clubes de la misma competición.

El proceder entre el Málaga y el Atlético con Sandro guarda también alguna similitud con lo sucedido con Marco Asensio. El Real Madrid lo fichó del Mallorca (de Segunda) en diciembre de 2014 por seis temporadas y lo mantuvo cedido en este conjunto hasta el final de la Liga. Luego decidió sobre su futuro. Lo tuvo a préstamo de nuevo, esta vez un curso entero y en el Espanyol, y el pasado verano se integró en la disciplina blanca.

Tampoco son idénticos los casos de Arda Turan y Aleix Vidal, las únicas ‘víctimas’ de momento entre los tres clubes españoles castigados por la UEFAsin poder fichar en determinadas ventanas del mercado. Cerraron su llegada al Barcelona en el verano de 2015 aun a sabiendas de que no podrían competir de manera oficial hasta enero de 2016, lo que a la postre se comprobó que no fue una decisión del todo atinada, pues perdieron ritmo de competición en los meses intermedios y esto demoró su respuesta al máximo nivel cuando estuvieron disponibles.

Movimientos invernales

También es hasta cierto punto habitual que futbolistas que acaban contrato y que son libres para negociar su salida desde seis meses antes (desde enero) acuerden con sus agentes su paso a otro club. En ocasiones esta decisión se filtra, pero rara vez es oficial (suele ser perjudicial anunciarlo). En todo caso tampoco es el escenario al que se dirige Sandro ahora. Ni el de que en enero un jugador de Primera cambie de aires para reforzar a otro rival de la competición (ahora que ya no hay limitación de haber jugado un máximo de cinco partidos en la primera vuelta). No son situaciones que se conozcan de antemano desde el verano, como puede pasar ahora.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate