Diario Sur
Malaga CF

El Valencia enfría su interés por Camacho ante la falta de margen económico

Camacho remata de cabeza durante un entrenamiento con el Málaga.
Camacho remata de cabeza durante un entrenamiento con el Málaga. / SUR
  • La elevada carga de salarios y amortizaciones lo obliga a extremar sus movimientos hasta que que consiga cerrar algunos traspasos

El Valencia quiere a Camacho. Es un secreto a voces. Sin embargo, ese interés no se ha reflejado en movimientos. Que este panorama se mantenga o varíe va a depender de que el club levantino pueda tener más margen económico que en la actualidad. En el mundillo del fútbol se conoce la situación de cada uno de los equipos y a día de hoy el Málaga está al tanto de lo que se vive en Mestalla. De ahí que de momento exista cierta tranquilidad respecto a la continuidad del medio centro aragonés, llamado a ser el capitán de la plantilla tras la retirada de Weligton y la marcha de Duda.

De todos los clubes de Primera, el más perjudicado para el ejercicio 2017-2018 desde un punto de vista económico es el Valencia. Su declive en la clasificación (en particular, esta temporada, en la que ha acabado duodécimo, un puesto por debajo del Málaga) limita en demasía sus movimientos en el mercado. De hecho, el gasto en la primera plantilla del equipo levantino deberá reducirse a menos que se produzcan traspasos. No es una situación novedosa para la entidad presidida por Peter Lim, puesto que ya se vivió un precedente hace un año y hubo que recurrir a los traspasos de Alcácer y Andre Gomes (al Barcelona), Mustafi (Arsenal) y Barragán (Middlesbrough), así como a negociar la salida de Negredo para liberar gran parte de su cuantiosa ficha. Además, para complicar aún más el panorama, el fichaje del delantero Zaza se cerró en el pasado mercado invernal gracias a que la partida derivada de su desembolso quedó asignada a la siguiente campaña. Y también conviene reseñar que en el tope salarial se incluyen las amortizaciones de los fichajes (los plazos en los que estos se pagan) y el lastre de determinadas contrataciones es enorme.

En el Málaga no son ajenos a esta situación del Valencia, máxime cuando conocen el interés de este club en Camacho. El caso de Pablo es otro cantar. Miembros del equipo de Mestalla reconocieron con motivo del encuentro entre ambos equipos en La Rosaleda que para apostar por la contratación del castellonense antes debían salir dos jugadores en su posición. Y no resulta fácil cuando aquellos de los que deseas desprenderte no tienen cartel en el mercado y cuando aquellos que sí despiertan interés de otros clubes están hoy por hoy devaluados.

El club de La Rosaleda no contempla una inminente salida de Camacho al Valencia. Como en el mercado todo se sabe, diferentes representantes han conocido de primera mano -a través del director general valencianista, Mateo Alemany- que el mercado al que va a acudir de momento el conjunto de Mestalla está centrado en futbolistas que cuenten con la carta de libertad o que puedan llegar en calidad de cedidos. De hecho, cada día se habla de jugadores por los que ha preguntado para conseguirlos en préstamo durante la campaña 2017-2018.

El Valencia sólo podrá invertir en fichajes si cierra traspasos. La revelación en los dos últimos meses, Soler, se antoja hoy el futbolista más cotizado en el mercado, porque el valor de Enzo Pérez, Parejo o Cancelo se ha depreciado notablemente. Sus agentes se están moviendo entre bambalinas (cabe recordar que a Parejo lo representa la misma agencia que a Camacho, Bahía Internacional), pero cualquier propuesta interesante que pueda llegar a Mestalla va para largo.

Eso sí, independientemente de que el Valencia pueda tener margen de maniobra para fichar a Camacho, luego estará la disposición del Málaga a negociar su traspaso. Y por supuesto a mantener el deseo de su propietario de ingresar los 18 millones fijados en la cláusula de rescisión del centrocampista. Claro que desde que el West Bromwich dio un paso atrás definitivo en su interés el pasado 30 de agosto no se han producido contactos para la revisión del contrato del futbolista. Se antoja complicado que ahora sí vayan a reactivarse dado que la ficha del aragonés ya es muy alta (ronda los dos millones anuales) y que la entidad de Martiricos cuenta de salida con una rebaja que ronda el 10 por ciento en el tope salarial para la próxima campaña.’

Camacho gusta mucho en el Valencia y también en particular a su nuevo entrenador, Marcelino, pero cualquier incorporación que suponga una inversión de cierto calado está aparcada hasta que se produzcan algunos traspasos.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate