Área de meta

A POR UN NUEVO MILAGRO

FERNANDO PERALTA

Drespués de haber visto y vivido tantas cosas en el fútbol, nunca diré que un equipo pierde o consigue sus objetivos si no lo certifican las matemáticas. Para el conjunto malaguista hay mucho tiempo por delante, aunque se ha desperdiciado demasiado y muy favorable por detrás. Ni los puntos obtenidos hasta el momento ni el calendario que queda invitan a ser optimista al seguidor malaguista. A los profesionales no les queda otra que seguir trabajando para conseguir algún resultado favorable que abra de nuevo la esperanza de salir de tal embrollo. Mientras, la afición, entre el deseo y lo evidente, sigue manteniendo el apoyo al equipo a la espera de un nuevo milagro, en esta ocasión de la mano de José González.

Oportunidades perdidas

Desde la última victoria malaguista en la Liga, ante la Real Sociedad por 0-2, el equipo blanquiazul ha disputado siete encuentros y de los veintiún puntos en juego ha conseguido sólo dos. Precisamente durante un periodo en el que ningún rival ocupaba la zona alta de la clasificación. Si entonces los réditos fueron paupérrimos, hasta llevar al equipo a cerrar la clasificación en solitario, no podemos esperar nada más con respecto a los resultados del próximo mes, desde hoy al 11 de marzo, frente a cuatro equipos de la zona alta en la clasificación. Aunque siempre se ha destacado la máxima concentración de los equipos menores al enfrentarse a conjuntos de mayor potencial, mucho tiene que cambiar el cuento para que en marzo, una vez superados estos envites, nos veamos hablando de la resurrección del equipo.

Tarde, mal y a la espera

Teniendo en cuenta cómo se toman las decisiones en el club de La Rosaleda, tanto en la parcela administrativa como en la deportiva, mejor es ser prudente para no quedar expuesto. Es notoria la falta de referencia en el Málaga para cualquier proceso administrativo que no se salga de lo básico, y con respecto a lo deportivo, qué vamos a decir que no se sepa. Ya cerrado el mercado de invierno, el equipo continúa necesitando de diez ocasiones de gol para materializar una o ninguna. Yo me pregunto si hay alguno, de los veinticinco mil aficionados de media que acuden a La Rosaleda, que no fuese consciente de las carencias del equipo. Pero no últimamente, sino desde hace meses. Sin embargo, los 'refuerzos' han llegado tarde -con las evidentes necesidades que venía clamando la plantilla-, sin ritmo -lo que ralentiza la integración y aportación necesaria de los incorporados- y a demostrar su aptitud (ya que algunos ni siquiera tenían sitio en sus equipos de origen).

Rival poco propicio

Si antes comentaba sobre las oportunidades perdidas, no era por otras circunstancias que las que se nos avecinan. De manera inmediata, la visita de un Atlético de Madrid segundo en la clasificación y como conjunto menos goleado de la categoría. A esto se le suma, siguiendo con las estadísticas, que los malaguistas son el conjunto que menos goles a favor ha conseguido, con catorce en su casillero, quedándose sin marcar en 15 de los 22 partidos jugados en la Liga. El conjunto de Simeone sólo ha caído derrotado frente al Espanyol en Cornellá y acumula en la Liga catorce victorias y siete empates, por lo que no se presenta como el rival más propicio en estos momentos para iniciar la recuperación. Con la baja segura de Godín en la defensa, el 'Cholo' tiene visos de contar para su once inicial con Oblak, en la portería; Vrsaljko, Giménez, Lucas y Filipe, en la defensa; Vitolo, Gabi, Saúl y Koke, en el centro del campo; y Diego Costa y Griezmann en el ataque. Y tiene en su juego, como seña de identidad, el equilibrio, trabajo e intensidad que impuso el técnico argentino desde su llegada al banquillo atlético.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos