Nuevos matices en el reglamento para los derribos en el área y el fuera de juego

Mario Melero López, delante de La Rosaleda
Mario Melero López, delante de La Rosaleda / Fernando González

El malagueño Melero López explica las modificaciones aplicables esta temporada: «Conocer las normas bien permite a los jugadores beneficiarse»

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Mario Melero López (Málaga, 1979) afronta su cuarta temporada en la élite del fútbol español, cada vez más consolidado después de haber dirigido ya 48 partidos (26 triunfos locales, once empates y otras tantas derrotas) y estar a dos de su primera efeméride señalada, el medio centenar. El domingo, tras el Athletic-Getafe (18.15 horas) se quedará a uno. Ayer estuvo reunido en la sala de prensa del estadio de atletismo explicando a la plantilla malaguista los nuevos matices del reglamento, sobre todo dos, uno en relación con el castigo para determinados derribos en el área, y otros respecto al fuera de juego.

«La gran revolución fue el año pasado, cuando se produjo una de las renovaciones más importantes del reglamento en 130 años. Cara a este ha habido pequeños reajustes, que le dan más sentido a las reglas», argumenta. La primera variación tiene que ver con el denominado ‘triple castigo’ (penalti, roja y sanción), que ya se redujo la pasada campaña. «Si la acción era disputando el balón (cometer penalti pero sin agarra, usar las manos o empujar o desplazar con el cuerpo) la falta dentro del área se rebajaba de tarjeta roja a amarilla. Ahora se ha hecho lo mismo con el ataque prometedor dentro del área. Si se intenta jugar el balón hay penalti, pero se baja un escalón y se pasa de amarilla a nada».

Los otros cambios tienen que ver sobre todo con el fuera de juego. «Se recuerda mucho la jugada de Luis Suárez ante el Valencia (saltando para no desviar un tiro de Messi, lo que pudo molestar a Diego Alves), que creó mucho debate. El año pasado se actuó correctamente respecto a la norma y se permitió, pero ahora se va a cambiar la interpretación y esa jugada pasa a ser ilegal. Si un jugador en posición en fuera de juego hace algún gesto o movimiento que molesta visualmente a un adversario y le genera confusión se señala ‘offside’. Pero debe estar en la zona de disputa de balón. Si no está en el campo visual del portero no se considera ilegal».

Hay una segunda novedad respecto al fuera de juego, en relación a una jugada que generó polémica con el VAR (videoasistente arbitral) en el último Mundial de clubes:«Se aplica el cambio cuando hay un centro al área donde hay jugadores y uno está en fuera de juego y, además, cuando el balón sale, al que está en ‘offside’ le agarran o le hacen penalti. Si tiene posición pero aún no interfiere en el juego, se considera que no tiene influencia y se aclara que habrá penalti. Por contra, si el agarrón es cuando el jugador ya tiene el balón o ya tiene influencia en el juego se pitaría fuera de juego y no hay penalti».

Participación

De estos aspectos informó Melero López a la plantilla y cuerpo técnico malaguista. «La gente estuvo muy participativa y en un tono muy positivo», aclaró el colegiado andaluz, que el sábado 5 estuvo dirigiendo el Málaga-Lazio del Trofeo Costa del Sol. «Si el reglamento se conoce bien permite a los jugadores beneficiarse», opina Melero, criado en la barriada de Los Corazones.

Respecto a la progresiva aplicación del VAR en el fútbol de élite, el árbitro malagueño lo tiene claro: «Es una ayuda para que haya más justicia en el terreno de juego. Hay situaciones que son muy difíciles y se nos escapan, pero tiene que estar muy definida su aplicación por protocolos. Si no, nos cargamos el fútbol. El límite son las jugadas de gol y de área, y a lo mejor alguna situación de tarjeta roja, y el partido no puede estar parado tres minutos».

Melero López está limitado a dirigir a sólo diecisiete clubes de Primera (todos menos el Málaga, el Betis y el Sevilla). «La verdad es que ahora me siento consolidado en la categoría y abierto a tener cada vez mejores designaciones», expone, y no se muestra preocupado por la serie de ocho derrotas en nueve partidos de pretemporada del equipo de su tierra natal, el Málaga: «Creo que es irrelevante. Cuando el balón empieza a andar es lo que cuenta de verdad. Lo que se hace en verano esta bien para enganchar a la gente y crear una buena dinámica, pero la verdad empieza después. Entonces veremos cómo está el equipo».

Fotos

Vídeos