Paula Fernández, un fichaje que vale su peso en oro

Paula Fernández, esta misma semana en La Rosaleda.
Paula Fernández, esta misma semana en La Rosaleda. / Francis Silva

La centrocampista, flamante campeona de Europa sub-19 y que es una de las seis incorporaciones estrellas de la sección femenina, tiene orígenes andaluces y estudiará Fisioterapia

FÁTIMA ÁVILA

La futbolista del Málaga Paula Fernández ha aterrizado en la capital de la Costa del Sol con una medalla de oro colgada en el cuello y con la ambición propia de toda una campeona de Europa con la selección española sub-19. La catalana, uno de los seis fichajes que la entidad de Martiricos ha cerrado durante este verano, completó una sensacional competición continental en la que fue titular en todos los partidos. Ahora le toca afrontar su segundo gran reto de año, el traslado de residencia y el alejarse por primera vez de su familia –algo que asegura que le costará un poco–, comentaba con la mirada fija en el césped de La Rosaleda pocas horas después de llegar a tierras malagueñas: «Soy una persona muy familiar. Esta es la primera vez que salgo de Barcelona y sé que me va costar trabajo esto de estar independizada, creo que me resultará más difícil a mi que a mi madre sobrellevar mi ausencia (risas), aunque llevo dos días con mis compañeras de piso y todo está yendo muy bien. Creo que ellas me van a ayudar mucho en esta nueva etapa».

La centrocampista, una jugadora muy segura con el balón y con una gran visión de juego, lleva un verano de auténtica locura. Concluyó la temporada a finales de junio como campeona de Segunda con el Barcelona B. Seguidamente, comenzó a realizar entrenamientos para preparar el Campeonato de Europa sub-19 y llegar a él en unas condiciones físicas óptimas, y a medidos del mes de julio ya estaba concentrada con la selección española para preparar esta cita, explica:«Nos convocaron a medidos del mes pasado con el combinado estatal y he estado con ellos hasta el día 20, cuando se disputó la final. Nada más aterrizar en Barcelona tuve que hacer las maletas y venir para Málaga, porque comenzamos la temporada el próximo fin de semana, así que no he tenido margen de tiempo para descansar. Ahora toca coger ritmo con el equipo, aprender sistemas de juego,...».

«No he tenido margen para descansar. Ahora toca centrarse en el club y coger ritmo con el equipo»

De su paso por el Europeo de Belfast (Reino Unido) hace una valoración más que positiva, tras sentir el respaldo del entrenador y el apoyo del resto de jugadoras. Disputó los 90 minutos de los tres partidos de la liguilla, y tanto en las semifinales como en la final salió en el once titular, aunque no llegó a concluir estos encuentros. De hecho, en la final contra Francia, choque que el combinado de Pedro López comenzó perdiendo en el minuto cuatro, fue una de las futbolistas que intervino en la remontada, tras poner un córner desde la banda izquierda que fue rematado por Patri Guijarro. Posteriormente, las francesas marcarían en otras dos ocasiones, y ya contra las cuerdas, en el minuto 85, las españolas conseguirían los dos tantos que le daban la victoria (2-3) y el oro en el Europeo. De esta forma, vengaban la derrota sufrida ante el combinado galo la pasada temporada en la final de la cita continental y se quitaban la espinita de las últimas tres finales perdidas en europeos.

Su mejor encuentro

No obstante, de este partido la malaguista no guarda grandes sensaciones, quizá porque en la semifinal se hizo daño en la rodilla y no pudo estar al cien por cien en el terreno de juego:«Diría que mi mejor partido fue contra Escocia en la liguilla, mientras que el peor quizá fue contra Francia, porque tenía algunas molestias en la rodilla que venían del encuentro de semifinales».

Tras la aventura europea, ahora toca centrarse en el inicio de la temporada y en el equipo, precisa con un gesto serio que denota una gran madurez a pesar de tener sólo 18 años:«La selección en septiembre u octubre comenzará a jugarse la clasificación para el Europeo sub-19 de Suecia. Pero ahora toca pensar en el equipo y en la temporada regular. Llevo sólo un par de días trabajando con el resto de compañeras, pero veo que hay ganas y calidad. Si hacemos las cosas bien al final de la temporada podremos estar luchando por el ascenso. El proyecto es ambicioso, y por mi parte creo que a este grupo puedo aportarle mucho trabajo y tranquilidad», asegura.

«Veo que el equipo tiene ganas y calidad. Si hacemos las cosas bien, se luchará por el ascenso»

La centrocampista, que espera poder comenzar este año el Grado de Fisioterapia en la Universidad de Málaga, es la menor de dos hermanos, y por sus venas corre sangre andaluza, ya que su familia materna procede de Sevilla. Hasta ahora, únicamente conocía la capital hispalense, aunque se muestra ilusionada ante la nueva aventura que está por vivir, y está segura de que se adaptará rápidamente a su equipo y a la vida malagueña.

Fotos

Vídeos