Peñaranda, del descarte a la necesidad en el Málaga

Peñaranda, en la sesión de entrenamiento de ayer. /Salvador Salas
Peñaranda, en la sesión de entrenamiento de ayer. / Salvador Salas

El venezolano, con el que no se contaba en verano, puede ganar peso ante la atonía de los extremos

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga no presume de un esquema definido y se suele acomodar en cada encuentro a las características de su rival, pero en la raíz de estos planes cambiantes de Míchel está el desequilibrio latente en su plantilla, con un solo medio centro defensivo, Rolón (bien distinto es que sitúe a otros jugadores en esa posición), y sin jugadores que estén ofreciendo un rendimiento positivo desde los extremos, a pesar de contar con numerosos especialistas teóricos de banda.

Es por esto que el 4-1-4-1, el dibujo favorito de Míchel, apenas luce esta temporada. A día de hoy el madrileño ya ha dado minutos a todos sus jugadores de campo, excepto al fichaje más caro, Cecchini, y se da el caso de que descartes teóricos del verano, por diferentes razones, siguen en el equipo. Es la situación de Cifu, que fue titular en Mestalla (5-0) o la de Peñaranda, que a pesar de que tenía una segunda temporada de cesión en el Málaga, no entraba en los planes por su declinante rendimiento y las oportunidades desaprovechadas.

Sin embargo, en este Málaga colista, cualquier recurso inesperado puede convertirse en pieza necesaria. A eso apunta ya Peñaranda, que reapareció el sábado en Sevilla -jugó unos veinte minutos- tres meses y medio después de romperse un hueso metatarsiano de un pie en el Mundial sub-20, un torneo en el que Venezuela fue subcampeón merced a un penalti malogrado por el malaguista en el minuto 72, a la postre decisivo en la derrota ante Inglaterra (0-1). Si bien el exjugador del Granada fue elegido por la mayoría de la prensa especializada en el once ideal del torneo, tuvo mucho más que ver en ello su intensa actividad en todos los partidos que su acierto real en las jugadas decisivas.

Un préstamo atípico

Sin permiso laboral para jugar en Inglaterra, los Pozzo llevaron al jugador a clubes de su influencia. Tras el ascenso desde el Granada B al primer equipo y su irrupción en la élite muy joven, fue trasladado al Udinese, pero tras no jugar casi nada en la primera vuelta, se le buscó otro equipo, ahora externo a la propiedad, el Málaga y en un préstamo atípico, de año y medio.

Desencantado, Míchel, que sigue con él la política del palo y la zanahoria, le incluyó -de acuerdo con la dirección deportiva del club- este verano entre los descartes, pero no fue fácil buscarle acomodo al estar lesionado y ser extracomunitario. Sin embargo, ahora Peñaranda vuelve a tener otra oportunidad y de él depende saberla aprovechar. «Tiene muchas virtudes y esta semana ha sido el Peñaranda que esperamos», manifestó Míchel en la rueda de prensa previa al derbi. «Sus registros en los entrenamientos lo demuestran -añadió-. Desde que volvió de la lesión ha tenido una progresión muy grande, menos hace quince días por un parón. Ha entrenado muy bien en los últimos diez días y por eso está en la convocatoria».

Peñaranda, fichado en principio como delantero, donde más ha brillado en su carrera es como medio punta o partiendo desde la banda, por su desborde por fuera o hacia dentro. La competencia se lo está poniendo fácil. La realidad es que los dos teóricos extremos izquierdo, Chory Castro y Jony, andan muy lejos de aportar algo a las necesidades actuales del equipo. El uruguayo, al que se también se le buscó acomodo en vano (por su elevada ficha), se mantiene al nivel con el que acabó la campaña anterior, y Jony se quedó fuera de la lista para Sevilla. El asturiano, más fino y entonado este verano, parece volver por sus fueros con una alarmante falta de confianza en sus posibilidades. El Jony del Sporting permanece cada vez más en el olvido. A Míchel no le queda el recurso a Juan Carlos, ya que con Ricca lesionado el madrileño jugará atrás.

La ausencia de alternativas sólidas por la izquierda se reproduce por la derecha. Keko sigue sin ganarse el puesto ni completar alguna actuación redonda, y Ontiveros ha sido apartado por indisciplina 'sine die'. Es por ello que Mula, que hace unos meses apenas sonaba entre los futbolistas del filial con opciones de asentarse en la primera plantilla, va camino de lograrlo y de forma merecida, ya sea jugando en una banda o por dentro. También ha sido empleado sin suerte Juanpi por la derecha. El objetivo con Peñaranda y otros es que el Málaga sea profundo y punzante por las alas. Que la referencia en punta, Borja Bastón, esté surtido de balones sólo para el remate final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos