A lo Panenka

PARA LOS PÉREZ FRÍAS

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El Málaga mereció el triunfo, eso es indudable. Puso más voluntad que el Villarreal y encontró premio en la primera parte, pero seamos sensatos: de ahí a pensar que la remontada es posible media un abismo. El rival dio demasiadas facilidades y, sin embargo, las llegadas blanquiazules no se tradujeron en remates intimidatorios para Asenjo. La falta de calidad arriba es desesperante (si se pudieran seguir los entrenamientos...) En fin, vista la pésima temporada, menos da una piedra...

Rolan y En-Nesyri volvieron a formar la pareja de ataque. El uruguayo hizo un buen movimiento en la frontal en la acción del penalti -ayudado por la deficiente colocación de la zaga visitante-, pero sus mejores acciones se produjeron arrancando desde la banda derecha. Como siempre. Respecto al marroquí, es mejor no repetirse: de recursos técnicos anda demasiado justo, su velocidad no da para sorprender en Primera y todavía no ha aprendido a sacar partido de su estatura.

Volvió Pablo y parte de La Rosaleda se ensañó con él cuando el culpable fue Al-Thani. El castellonense había aceptado la revisión del contrato hace un año (y el presidente la rechazó), él fue quien se resistió todo lo que pudo a irse, él lloró en la despedida de sus compañeros en Holanda... Eso sí, ayer jugó como medio centro junto a Rodri en la primera parte y volvió a demostrarse que ahí sufre. Rinde mejor cuanto más cerca del área contraria. Por eso Calleja volvió al 'rombo' tras el descanso.

El triunfo va para Nacho y para Juan Carlos. El Málaga lo dio ayer todo, como ha sucedido durante casi 40 años con los dos Pérez Frías, dispuestos siempre a echar una ojeada a todo aquel que se acercara a La Rosaleda con algún problema físico. Por eso, tanto cariño infinito para esa familia ejemplar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos