¿Todavía es posible el milagro del Málaga?

Rosales, Luis Hernández, En-Nesyri, Ignasi Miquel, Rolan, Lacen, Roberto, Torres, Success, Iturra y Chory Castro, el domingo. /Ñito Salas
Rosales, Luis Hernández, En-Nesyri, Ignasi Miquel, Rolan, Lacen, Roberto, Torres, Success, Iturra y Chory Castro, el domingo. / Ñito Salas

La victoria ante el Villarreal reactiva un hilo de ilusión, a la espera de los próximos resultados

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Al fin el Málaga ganó su cuarto partido de la temporada, después de casi cuatro meses sin llegar más allá que el empate, algo que agradeció especialmente el público de La Rosaleda. Pero es cierto que el triunfo ante el Villarreal del domingo reactivó, al menos, el orgullo y la dignidad malaguista, muy castigada en lo que va de año. Lo más probable será que los tres puntos sumados no sirvan para mucho, ya que es demasiado tarde para reaccionar, pero sí permiten al equipo frenar una dinámica que comenzaba a ser ya perjudicial hasta para la entidad. Muchos aficionados, sin embargo, se preguntaban tras el choque que si todavía es posible el milagro de la salvación. La respuesta parece clara, pero la victoria abrió un hilo de esperanza que el equipo deberá aprovechar en los próximos encuentros para, como mínimo, acabar la temporada de la mejor forma posible, dentro del desastre que ha supuesto la pésima trayectoria del conjunto blanquiazul esta campaña.

Quedan ocho encuentros, veinticuatro puntos en juego, y el Málaga tiene una desventaja con la salvación, que la representa el Levante, de once. Las matemáticas siguen vivas, pero la realidad es cruda y apunta hacia un negro panorama. Desde el equipo piensan en afrontar lo que queda de competición con la mente puesta sólo en el siguiente partido, buscando un cambio de rumbo en los resultados después de vencer al Villarreal. Una dinámica positiva a partir de ahora permitiría, al menos, que los aficionados no desconectaran definitivamente con demasiada antelación, algo que podía afectar no sólo esta campaña, sino también cara a la próxima.

El ‘farolillo rojo’, en juego

Es cierto que el Málaga puede dejar de ser el ‘farolillo rojo’ de Primera el viernes (a partir de las 21.00 horas). Para ello tendrá que ganarle al Deportivo en su campo, en Riazor. Y en tal caso los dos equipos quedarían igualados con 20 puntos, pero el ‘goal average’ sería claramente favorable al cuadro de Martiricos, que también ganó el choque de ida. Un triunfo malaguista supondría un golpe moral, de confianza y autoestima espectaculares, aunque tampoco permitiría lanzar las campañas al vuelo. En el peor de los casos, si ganara el cuadro coruñés, la situación se pondría definitivamente negra, casi sin salida cara a los siete últimos compromisos.

La salvación sigue siendo remota, pues quedan ocho partidos y la desventaja es de once puntos, aunque el equipo se centra ya en la visita a Riazor del viernes

El calendario del Málaga tras el choque de Riazor se presenta complejo y, en el caso de que continúe la buena racha, determinante. Primero recibirá al Madrid y después se desplazará al campo de otro de los rivales más directos, el Levante. Ahí estará la clave para explotar la opciones remotas de salvación. Tras esta etapa, que se cerrará en dos semanas, el 19 de abril, el equipo de Jose afrontará cinco partidos completamente abiertos, pero también accesibles si las circunstancias obligaran a ello.

La recta final arrancará con la visita de la Real Sociedad a La Rosaleda, seguirá con el desplazamiento a Sevilla para jugar ante el Betis (el conjunto verdiblanco sí está pugnando por las plazas europeas en este momento), luego recibirá al Alavés, viajará al campo del Espanyol y cerrará el campeonato en caso contra el Getafe. Todo es posible en esta etapa, sobre todo si se tienen en cuenta los compromisos que le quedan a los rivales más directos.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos